Go to the top

Descripciones completas

Ducoudray-Holstein

“El General Bolívar en su aspecto exterior, en su fisonomía, en todo su comportamiento, nada tiene de característico e imponente. Sus maneras, su conversación su conducta en sociedad, nada tienen de extraordinario, nada que llamara la atención de quien no lo conociese. Al contrario, su aspecto exterior predispone en su contra.
Su estatura es de cinco pies, cuatro pulgadas (5’4”); largo el rostro, chupadas las mejillas; la tez, de un moreno lívido. Los ojos son de tamaño mediano, muy hundidos. Muy poco cabello le cubre el cráneo. Todo él es flaco y desmedrado. Da la sensación de un hombre de sesenta y cinco años. Camina con los brazos en perpetuo movimiento, y no puede andar largo espacio sin sentirse fatigado. Dondequiera que vaya, allí permanece poco tiempo y pronto está de vuelta a donde tiene colgada su hamaca, en la que se sienta o se echa, meciéndose a la manera de sus conciudadanos. Tiene cubierta buena porción del rostro por grandes bigotes y patillas, y se cuida mucho de ordenar que cada uno de sus oficiales los usen diciendo que ello les da aire marcial; pero a él le prestan un aspecto feroz y amenazante, en especial cuando monta en cólera. Entonces se le animan los ojos, gesticula y habla como demente; y amenazando con hacer fusilar a los que lo han contrariado, se pasea rápidamente por su cámara, o se tira sobre la hamaca para luego saltar de ella, ordenando que los culpables salgan de su presencia.
Nada hay en él que inspire respeto. Cuando quiere persuadir a alguien, o inclinarlo a sus propósitos, emplea las promesas más seductoras, toma al hombre del brazo, al pasearse con él, o al hablarle, como si fuera el más íntimo de sus amigos. Pero, tan pronto como ha conseguido su objeto, se torna frío, altanero y a veces sarcástico. Nunca pone en ridículo a nadie intrépido o de carácter elevado, excepto en su ausencia. Esta costumbre de hablar mal de las personas cuando no se hallan presentes es característica, en general, de los caraqueños”.
Ducoudray-Holstein, H. L. V. Memoirs of Simon Bolívar, S. G. Goodrich & Co., Boston, 1829. Citado por Uribe White, Enrique.Iconografía del Libertador. Segunda Edición. Ediciones Lerner Ltda., 1983, p.20.


General José Antonio Páez

“Hallábase entonces Bolívar en lo más florido de sus años y en la fuerza de la escasa robustez que suele dar la vida ciudadana. Su estatura, sin ser procerosa, era, no obstante, suficientemente elevada para que no la desdeñase el escultor que quisiera representar a su héroe; sus dos principales distintivos consistían en la excesiva movilidad del cuerpo y el brillo de sus ojos, que eran negros, vivos, penetrantes e inquietos, con mirar de águila, circunstancia que suplía con ventaja a lo que a la estatura faltaba para sobresalir entre sus acompañantes.
Tenía el pelo negro y algo crespo, los pies y las manos tan pequeños como los de una mujer, la voz aguda y penetrante. La tez tostada por el sol de los trópicos; conservaba no obstante la limpidez y lustre que no había podido arrebatarle los rigores de la intemperie ni los continuos y violentos cambios de latitud por los cuales había pasado en sus marchas. Para los que creen hallar las señales del hombre de armas en la robustez atlética, Bolívar hubiera perdido en ser conocido lo que hubiera ganado en ser imaginado; pero el artista, con una sola ojeada, y cualquier observador que en él se fijase, no podría menos de descubrir en Bolívar los signos externos caracterizan al hombre tenaz en sus propósitos, y apto para llevar a cabo empresa que requiera gran inteligencia y la mayor constancia del ánimo.
A pesar de la agitada vida que hasta entonces había llevado, capaz de desmedrar la más robusta constitución, se mantenía sano y lleno de vigor; el humor alegre y jovial, el carácter apacible en el trato familiar, impetuoso y dominador cuando se trataba de acometer empresa de importantes resultados; hermanando así lo amable de cortesano con lo fogoso del guerrero.
Era amigo de bailar, galante y sumamente adicto a las damas, y diestro en el manejo del caballo; gustábale correr a todo escape por las llanuras de Apure, persiguiendo a los venados que allí abundan. En el campamento mantenía el buen humor con oportunos chistes, pero en las marchas se le veía siempre algo inquieto; procuraba distraer su impaciencia entonando canciones patrióticas. Amigo del combate, acaso los prodigaba demasiado, y mientras duraba, tenía la mayor serenidad, Para contener a los derrotados no escaseaba ni el ejemplo, ni la voz, ni la espada”.
Transcrito de la Autobiografía de Páez, Caracas, 1888, por don Manuel Arocha, Iconografía Ecuatoriana del Libertador, Quito, 1943, p. 38. Esta semblanza difiere algo de la transcrita por Busaniche, de las Memorias de Páez, pp. 170 y 171 de la edición de Madrid, Bibl. Ayacucho.


Daniel Florencio O’Leary

Descripción contenida en su cuaderno de apuntes:
“El GB tenía una frente muy alta pero no muy ancha. Tenía muchas arrugas. Las cejas eran gruesas pero bien formadas; los ojos oscuros y penetrantes, la nariz más bien larga y correcta. Hacia la mitad de ella tuvo una pequeña verruga que no fue visible hasta [18] 20, lo que le ocasionaba alguna molestia, la cual olvidó al no crecerle más. Pómulos salientes y mejillas hundidas desde que le conocí (mayo 1818). La boca era fea porque los labios eran gruesos y el superior alargado. Sus dientes eran parejos, blancos y bonitos. Los cuidaba con esmero. Mandíbula y mentón largos. Orejas grandes. El cabello, en los años de (18-19-20-21) cuando lo llevaba largo, (hasta que comenzó a encanecer en 1822) era extremadamente negro y rizado. Las patillas y bigotes (tenían) un color más claro. Se afeitó el bigote en Potosí en 1825; era de mi misma estatura, no sé lo que representaría hoy, algo así como 5´6” ó 5´7”, era angosto de pecho y toda su figura era delgada, en particular las piernas. La piel oscura y áspera y sus pies y manos notablemente pequeños y bonitos”.
Daniel Florencio O´Leary. Detached Recollections. Citado por Boulton, Alfredo. El Rostro de Bolívar. Macarao Ediciones. Caracas, 1982. P. 13
Descripción contenida en sus memorias:
“Conocí entonces al Libertador, y aunque el bosquejo que de él trascribo en seguida fue escrito muchos años después de aquella época, varió él tan poco en su aspecto físico y en su carácter moral, que casi no difiere del personaje que en 1818 me recibió con benevolencia y aprobó mi conducta.
Bolívar tenía la frente alta pero no muy ancha y surcada de arrugas desde temprana edad – indicio del pensador –. Pobladas y bien formadas las cejas; los ojos negros, vivos y penetrantes; la nariz larga y perfecta; tuvo en ella un pequeño lobanillo que le preocupó mucho, hasta que desapareció en 1820 dejando una señal casi imperceptible. Los pómulos salientes; las mejillas hundidas desde que le conocí en 1818. La boca fea y los labios algo gruesos. La distancia de la nariz a la boca era notable. Los dientes blancos, uniformes y bellísimos; cuidábalos con esmero; las orejas grandes pero bien puestas; el pelo negro, fino y crespo; lo llevaba largo en los años de 1818 a 1821 en que empezó a encanecer y desde entonces lo usó corto. Las patillas y bigotes rubios; se los afeitó por primera vez en Potosí en 1825. Su estatura era de cinco pies, seis pulgadas inglesas. Tenía el pecho angosto y el cuerpo delgado, las piernas sobre todo. La piel morena y algo áspera. Las manos y los pies pequeños y bien formados, que una mujer habría envidiado. Su aspecto, cuando estaba de buen humor, era apacible, pero terrible cuando irritado; el cambio era increíble.
Bolívar tenía siempre buen apetito, pero sabía sufrir hambre como nadie. Aunque grande apreciador y conocedor de la buena cocina, comía con gusto los sencillos y primitivos manjares del llanero o del indio. Era muy sobrio; sus vinos favoritos eran grave y champaña; ni en la época en que más vino tomaba, nunca le vi beber más de cuatro copas de los de aquel y dos de éste.
Hacía mucho ejercicio. Nunca he conocido a nadie que soportase como él las fatigas. Después de una jornada que bastaría para rendir al hombre más robusto, le he visto trabajar cinco o seis horas, o bailar otras tantas, con aquella pasión que tenía por el baile, dormía cinco o seis horas de las veinticuatro, en hamaca, en catre, sobre un cuero o envuelto en su capa en el suelo y a campo raso, como pudiera hacerlo sobre blanda pluma. Su sueño era tan ligero y su despertar tan pronto, que no a otra cosa debió la salvación de la vida en el Rincón de los toros. En el alcance de la vista y lo fino del oído no le aventajaban ni los llaneros. Era diestro en el manejo de las armas y diestrísimo y atrevido jinete, aunque no muy apuesto a caballo. Apasionado por los caballos, inspeccionaba personalmente su cuidado y en campaña o en la ciudad visitaba varias veces al día las caballerizas. Muy esmerado en su vestido y en extremo aseado, se bañaba todos los días, y en tierras calientes hasta tres veces al día.
Prefería la vida del campo a la de la ciudad. Detestaba a los borrachos y a los jugadores y embusteros. Era tan leal y caballeroso que no permitía que en su presencia se hablase mal de los otros. La amistad era para él palabra sagrada. Confiado como nadie, si descubría engaño o falsía no perdonaba al que de su confianza hubiese abusado. Su generosidad rayaba en lo pródigo. No solo daba cuanto tenía suyo, sino que se endeudaba para servir a los demás. Pródigo con lo propio, era casi mezquino con los caudales públicos. Pudo alguna vez dar oídos a la lisonja, pero le indignaba la adulación. Hablaba mucho y bien; poseía el raro don de la conversación, y gustaba de referir anécdotas de su vida pasada… Tenía el don de la persuasión y sabía inspirar confianza a los demás… A estas cualidades se deben en gran parte los asombrosos triunfos que obtuvo en circunstancias tan difíciles, que otros hombres, sin esas dotes y sin su temple de alma, se hubiesen desalentado. Genio creador, éralo en mayor grado en la adversidad. Bolívar derrotado era más temible que vencedor, decían sus enemigos. Los reveses le hacían superior a sí mismo…”.
Daniel Florencio O´Leary, Bolívar y la emancipación de Sur América. Madrid, s.a., Tomo I, p. 582. Citado por Uribe White, E., obra citada, p. 21, quien a su vez la tomó de Busaniche, José Luís, Bolívar visto por sus Contemporáneos. Fondo de Cultura Económica. Mexico 1960, pp. 65-67.


Coronel George Hippisley

“… Pude observar con atención al general americano mientras él hablaba con mi intérprete. Si consideraba yo todo cuanto había oído hablar de él, se me hacía difícil identificarlo con la persona que ahora tenía ante mis ojos. Bolívar es hombre de mezquina apariencia, a quien se le darían cincuenta años de edad y no cuenta más que treinta y ocho. Tiene cinco pies y seis pulgadas de estatura; es flaco y pálido; el rostro alargado ofrece todos los síntomas de la inquietud, de la ansiedad y hasta podría agregarse, del desaliento y la desesperación.
Daba la impresión de haber experimentado grandes fatigas. Sus grandes ojos oscuros que otrora fueron brillantes, aparecían en aquel momento apagados y abatidos. Llevaba los cabellos negros atados con una cinta en la parte posterior de la cabeza. Lucía grandes bigotes negros y ostentaba un pañuelo negro alrededor del cuello; vestía casaca militar, pantalones azules y botas con espuelas. Todo su aspecto apenas si respondía a la idea que yo me había formado del jefe de los independientes. En medio de la plaza estaba suspendida una hamaca sobre la cual Bolívar tan pronto se sentaba como se acostaba o se inclinaba mientras yo estaba hablando, porque raramente se mantenía dos minutos en la misma posición…”.
Traducido de Histoire de léxpedition aux riviéres de l´Orenoque et d´Apure…. del Coronel Hippisley, París, 1819, por José Luis Bussaniche en “BOLÍVAR”, México, 1960, p. 62, tomado de Uribe White, E., obra citada, p. 22


Juan Pablo Carrasquilla

“Yo estuve presente cuando llegó el Libertador a Palacio. Se desmontó con agilidad y subió con rapidez la escalera. Su memoria era felicísima, pues saludaba con su nombre y apellido a todas las persona a quienes había conocido en 1814. Sus movimientos eran airosos y desembarazados. Vestía casaca de paño negro, de las llamadas cola de pajarito, calzón de cambrún blanco, botas de caballería, corbatín de cuero y morrión de lo mismo. Tenía la piel tostada por el sol de los Llanos, la cabeza bien modelada y poblada de cabellos negros, ensortijados. Los ojos negros, penetrantes y de una movilidad eléctrica. Sus preguntas y respuestas eran rápidas, concisas, claras y lógicas… Su inquietud y movilidad eran extraordinarias. Cuando hablaba o preguntaba, cogía con las dos manos la solapa del frac; cuando escuchaba a alguien cruzaba los brazos”.
Este relato fue registrado por Alejandro Barrientos. Cartas de Bolívar, con notas de R. Blanco Fombona, p.268, París, 1913. Es transcrito de la p. 89 del “BOLÍVAR”, de Busaniche, obra citada. Tomado de Uribe White, E., obra citada, p. 22.


José de Sanmartín

“No he visto al general Bolívar sino durante tres días, cuando estuve con él en Guayaquil; por lo tanto, y en un tiempo tan corto, si no me fue imposible por lo menos me resultó difícil apreciar con exactitud a un hombre, que a primera vista no predisponía en su favor. Sea como fuere, he aquí la idea que me formé según mis propias observaciones y las de algunas personas imparciales que vivieron con él en su intimidad.
El General Bolívar demostraba tener mucho orgullo, lo que parecía en contradicción con su costumbre de no mirar nunca de frente a la persona que lo hablaba, a menos que fuese muy inferior a él. Pude convencerme de su falta de franqueza en las conferencias que tuve con él en Guayaquil, porque no respondió de modo positivo a mis proposiciones sino siempre en términos evasivos. El tono que usaba con sus generales era en extremo altanero y poco apropiado para conciliar su afecto. Advertí también, y él mismo me lo dijo, que los oficiales ingleses que servían en su ejército eran quienes le merecían más confianza. Por lo demás, sus maneras eran distinguidas y revelaban la buena educación que había recibido.
Su lenguaje era en ocasiones un poco trivial, pero me pareció que este defecto no era natural en él y quería, de esa manera, darse un aire más militar. La opinión pública lo acusaba de una desmedida ambición y de una sed ardiente de mando, y él se ha encargado de justificar plenamente ese reproche. Se le atribuía también un gran desinterés, y esto con justicia porque ha muerto en la indigencia.
Bolívar era muy familiar con el soldado y le permitía licencias no autorizadas por las leyes militares, pero lo era muy poco con sus oficiales, a los que a menudo trataba de manera humillante.
En cuanto a los hechos militares de este general, puede decirse que le han merecido, y con razón, ser considerado como el hombre más asombroso que haya producido la América del Sur. Lo que le caracteriza por sobre todo y forma, por así decirlo, su sello especial, es una constancia a toda prueba, que se endurecía contra las dificultades, sin dejarse jamás abatir por ellas, por grandes que fueran los peligros a que se hubiera arrojado su espíritu ardiente”.
Transcrito por Busaniche, obra citada., pp. 113, 114, de Gabriel Lafond, Voyages autour du monde et naufrages célébres, Paris, 1844. Tomado de Uribe White, E., obra citada, p. 22.


Robert Proctor

“… Es hombre muy delgado y pequeño, con aspecto de gran actividad personal; su rostro es bien formado pero arrugado por la fatiga y la ansiedad. El fuego de sus vivaces ojos negros es muy notable. Tiene grandes bigotes y cabello negro y encrespado. Después de muchas oportunidades de verle, puedo decir que nunca encontré cara que diese idea más exacta del hombre. Intrepidez, resolución, actividad, intriga, y espíritu perseverante y resuelto, se marcaban claramente en su semblante y se expresaban en todos los movimientos de su cuerpo.
Su traje en esta ocasión era sencillo, aunque militar. Vestía, como de costumbre, chaquetilla y pantalón azules, con botas granaderas…”
Transcrito por Busaniche, obra citada., p. 117, de Robert Proctor, Narraciones de viajes por la Cordillera de Los Andes y residencia en Lima, etc., trad. de Carlos Aldao, Buenos Aires, 1920. Tomado de Uribe White, E., obra citada, p.23.


General Guillermo Miller

“El General Bolívar es delgado y algo menos que de una regular estatura. Se viste bien y tiene un modo de hablar y presentarse franco y militar. Es jinete muy fuerte y atrevido y capaz de resistir grandes fatigas. Sus maneras son buenas y su aire sin afectación pero que no predispone mucho en su favor. Se dice que en su juventud fue de buena figura, pero actualmente es de rostro pálido, pelo negro con canas y ojos negros y penetrantes pero generalmente inclinados a tierra o de lado cuando habla; nariz bien formada, frente alta y ancha y barba afilada; la expresión de su semblante es cautelosa, triste y algunas veces de fiereza. Su carácter, viciado por la adulación, es arrogante y caprichoso. Sus opiniones con respecto a los hombres y las cosas son variables, y tiene casi una propensión a insultar, pero favorece demasiado a los que se le humillan y con éstos no guarda ningún resentimiento. Es un apasionado admirador del bello sexo, pero extremadamente celoso. Tiene afición a valsar y es muy ligero pero no baila con gracia.
Su imaginación y su persona son de una actividad maravillosa; cuando no está en movimiento está siempre leyendo, dictando cartas, etc., o hablando. Su voz es gruesa y áspera pero habla elocuentemente en casi todas las materias. Su lectura la ha dedicado casi exclusivamente a autores franceses, y de ella provienen los galicismos que tan comúnmente emplea en sus escritos, escribe de un modo que hace impresión, pero su estilo está viciado por una afectación de grandeza que desagrada.
Hablando tan bien y fácilmente como lo hace, no es de extrañar que prefiera escucharse a sí que oír a los demás, y que mantenga la conversación en las sociedades que recibe. Da grandes convites y no hay nadie que tenga cocineros más hábiles que él ni dé mejores comidas; pero es tan parco en comer y beber, que raramente ocupa su puesto en su propia mesa hasta que casi se ha acabado de comer, habiendo comido antes, probablemente en privado, uno o dos platos simples. Es muy aficionado a hacer brindis, los cuales anuncia del modo más elocuente y adecuado, y es tan grande su entusiasmo, que frecuentemente se sube a la silla o a la mesa para proponerlos.
Aunque el cigarro es de uso universal en la América del Sur, Bolívar no fuma ni permite fumar en su presencia. Nunca está ni se presenta sin la comitiva correspondiente y guarda una grande etiqueta, y aunque desinteresado en extremo en lo concerniente a asuntos pecuniarios, es insaciablemente codicioso de gloria…”.
Guillermo Miller, Memorias del General Miller al servicio de la República del Perú. Escritas en inglés por John Miller y traducidas al castellano por el General Torrijos, Madrid, s.a., Tomo II, p. 290. Transcritas por Busaniche, obra citada, p. 130. Tomado de Uribe White, E., obra citada, p. 23.


Hiram Paulding

“En la conversación ordinaria el semblante de Bolívar presentaba un aire melancólico, y apenas levantaba los ojos del suelo; pero si trataba algún asunto que le interesaba mucho, entonces adquiría mucha vivacidad, miraba cara a cara al que le escuchaba atento y en cada gesticulación se veía expresada un alma encendida de vivas pasiones.
Era bien parecido, tanto de semblante como de persona. Su estatura, aunque no alta, tampoco era pequeña; tenía la tez trigueña, aunque tal vez estaba más de lo que realmente era, por estar continuamente expuesto a las faenas e intemperies de una vida militar en un clima cálido. Sus ojos tenían una expresión que creo que no puede pintarse ni con el pincel ni con la pluma. El color de ellos era castaño oscuro. Todo en él era grande e infundía respeto y admiración”.
P. 73 de la ed. Facsímile hecha en Bogotá, 1961, de Un rasgo de Bolívar en campaña. Juan de la Granja, Nueva York, 1835. Tomado de Uribe White, E., obra citada, p. 24.


C. van Dockum

“Su aspecto y su actitud eran los de perfecto militar. De estatura mediana, muy flaco y de constitución física bastante raquítica, el bigote grande y negro; éste, lo mismo que su abundante cabellera, comenzaba a encanecer, pero le daban un aspecto marcial, que estaba en manifiesta oposición con su voz débil y su desmedrada figura. La cara, oscura y quemada por el sol, comprobaba las fatigas que había pasado; mientras que la frente alta y la seriedad de sus modales inspiraban veneración, e involuntariamente se veía uno obligado a inclinarse delante de él, aunque no afectaba presunción ni despotismo.
A mí me produjo la impresión de un grande hombre, satisfaciendo en todo sentido la idea que nos habíamos formado de él, según las descripciones que se nos habían hecho”.
C. van Dockum Gamle, Minder fra Tjenesteaarene ombord i Frans ke Skibe, 1823-1829. Kobenhavn, 1888. Traducción de Cristián F. Witzke. Citado por Arocha, obra citada., p. 37. Tomado de Uribe White, E., obra citada, p. 24.


Alfonso Moyer

“El general Bolívar representa unos cuarenta y cinco años de edad: estatura mediana, cuerpo excesivamente flaco. Su aspecto es el de un hombre enfermo y fatigado. Sus modales, fáciles y desenvueltos, revelan una buena educación, la frente, si bastante despejada, está llena de profundas arrugas. El pelo ya escaso y muy corto, está blanco. La cabeza es pequeña y larga. La tez y la fisonomía son españolas. La boca está cubierta por un espeso bigote. Las cuencas de los ojos no pueden juzgare como hundidas; y si esto ojos pueden considerarse faltos de viveza, no dejan de ser penetrantes; casi nunca los fija sobre su interlocutor, pero cuando los levanta, lo hace con una especie de impasibilidad tan tranquila y grave, que caracterizan la expresión de su fisonomía, al menos en el silencio de toda pasión, como ocurrió en el momento en que pude juzgarle, pues esta fisonomía es susceptible de animarse…”
Alfonso Moyer, en Carlos A. Villanueva, Fernando VII y los nuevos Estados, París, 1911, p. 247. Citado por Busaniche, obra citada, p. 158. Tomado de Uribe White, E., obra citada, p. 24.


José Andrews

“El 18 de octubre fui presentado al Bolívar. No diré que no sintiese en el momento de la presentación la sensación peculiar que siempre inspira la presencia de un carácter que ha llenado el mundo con sus hechos. No obstante, si experimenté cualquier sentimiento próximo a la humildad en la ocasión, motivado por la admiración provocada por la influencia moral del hombre, rápidamente se disipó, dado el modo de recibirme con un apretón de manos cordial, franco, inglés… como hombre a mi ver, había ganado más que Washington. Había libertado a su país sin ayuda extranjera y con todas las desventajas posibles. Ninguna Francia le había ofrecido sus ejércitos y tesoros para ayudarle. Ningún Franklin, Henry y Jefferson estaban a su derecha, ni la austera, inflexible raza de una Nueva Inglaterra. La ignorancia y completa falta de experiencia de quienes lo rodeaban, en asuntos civiles y militares, echó todo sobre su genio: osó noblemente y tuvo éxito. Su talento en la batalla y la perseverancia invencible a despecho de todo obstáculo. No sobrepasan su habilidad en levantar recursos para la guerra e imprimir en sus conciudadanos confianza en su capacidad y respecto hacia su gobierno como jefe de un pueblo…
En el movimiento de ejércitos más grandes, con material mejor formado, puede haber sido excedido; pero en las cualidades pasivas del soldado, las más raras que se encuentran el carácter militar, pocos o nadie le han igualado: hambre, sed, calor tórrido, frío de montaña, fatigas, largas marchas (respecto a distancia, de Caracas a Potosí, desde el centro de la mitad septentrional de la zona tórrida hasta casi el límite extremo de la austral, en una ocasión) en desiertos y ardientes arenales, todos fueron soportados por él y sus compañeros, con paciencia nunca eclipsada por semejantes o por cualesquiera otros medios, y coronados por éxito completo. Se le ha acusado de propósitos ambiciosos al poder absoluto; el tiempo solamente decidirá de este punto. Hasta ahora no ha demostrado tal disposición sino más bien la inversa.
La persona de este hombre extraordinario quizás haya sido antes descrita: es delgado, pero de contextura activa y resistente, y de cinco pies y siete pulgadas de estatura; rasgos más bien afilados, nariz aguileña y expresión firme, pero de ninguna manera reveladora de inteligencia. Además, su semblante generalmente muestra señales de fatiga y está consumido por el afán. Sus ojos son penetrantes más bien que inteligentes, y rara vez permite que un extraño los mire de frente… Su frente está arrugada por el pensamiento y la ansiedad, de tal modo, que un mal ceño aparece casi siempre en ella. Cuando daba audiencia, sentado, como era su costumbre, parecía carecer de la presencia y porte fáciles de personas en tal situación, y tenía la torpe costumbre de pasarse las manos, adelante y atrás, sobre las rodillas. Su manera de hablar era muy rápida pero monótona, y de ningún modo daba al extraño opinión favorable de su urbanidad… y sería bastante extraño que la figura de Bolívar no se hubiese teñido algo con la naturaleza tormentosa, bélica y singular de los variados escenarios que había afrontado.
…Era notablemente vivaz en la percepción de cualquier tema que se le expusiese, adelantándose al narrador en las circunstancias, y llegando con rapidez a la conclusión que se tenía en vista, por una especie de percepción intuitiva…”
José Andrews, Viaje de Buenos Aires a Potosí y Arica en los años 1825 y 1826, traducción de Carlos A. Aldao, Buenos Aires, 1920. Transcrito por Busaniche, obra citada, pp. 214-216. Tomado de Uribe White, E., obra citada, p. 24.


El Cónsul General Henderson en carta a Mr. Canning

“La estatura del general Bolívar no es tan pequeña como generalmente se dice. Es delgado, pero tiene las más finas proporciones. Su tez es ahora oscura a causa de su vida en la intemperie. Cuando no habla, su semblante toma el tinte de la melancolía. De pelo negro (en febrero de 1825 estaba ya canoso, nota de Villanueva) ligeramente rizado y tan bien dispuesto por la naturaleza que deja despejada su ancha frente. Ojos oscuros y vivos. Nariz romana. Boca notablemente bella. Barba más bien puntiaguda. Cuando le hablan baja regularmente la vista, circunstancia que permite a su interlocutor hablar sin ser perturbado por la ardiente penetración de su mirada. Su voz tiene algo de rudo, pero esto lo modera, haciendo grata la conversación con su franqueza y su excesiva amabilidad. Su presencia es distinguida y agradable. Para todos tienen grandísima condescendencia y afabilidad. Cabalga y camina con gracia, baila el vals con animación y elegancia. Tiene la firmeza y tacto de un gran orador, llegando en ocasiones hasta la elocuencia. La viveza de su ingenio, ya sea hablando en público, ya en conversaciones privadas, puede compararse con su decisión y presencia de ánimo en general”.
En Villanueva, El Imperio de los Andes, transcrito por Busaniche, p. 234. Tomado de Uribe White, E., obra citada, p. 25.


Samuel Haigh

“El general Bolívar residía entonces en un pueblito a dos leguas de Cartagena. Estaba a punto de salir para Santa Fe de Bogotá… El Libertador dormía la siesta en una pieza interior y el coronel Wilson fue a avisarle que yo acababa de llegar del Perú. Pocos momentos después apareció el Libertador. Lo reconocí inmediatamente por el parecido con el retrato, pintado por un indio, que había visto en el Perú. Vestía traje matinal de algodón estampado, con zapatillas coloradas. Me recibió muy cordialmente, haciéndome sentar en un sofá…
Mis impresiones del carácter de Bolívar fueron superiores y no inferiores a mi expectativa. Se le ha descrito como brusco de maneras, pero era muy suave y caballeroso. Su nervio y perseverancia extraordinarios en combatir por la independencia suramericana se reconocerán hasta por sus mayores enemigos… Bolívar y Sanmartín son los hombre más celebres surgidos de la pasada revolución. Mientras el primero subyugaba el poder español en Colombia, rodeado de desventajas y dificultades inauditas, el segundo era igualmente feliz en las provincias argentinas y la admirable invasión a Chile y toma de Lima. Estos dos vencedores conferenciaron en Guayaquil… pero no se entendieron, supongo que “porque dos astros no se mueven en la misma órbita.
Bolívar tiene cinco pies y ocho pulgadas de estatura; es muy delgado pero musculoso, de mejillas chupadas y consumidas, color cetrino, nariz bellamente aguileña, ojos grandes y negros con expresión muy viva, frente más alga de lo común pero surcada de arrugas; el cabello negro se ha vuelto gris, más por el afán que por la edad; realmente, su aspecto de conjunto sugiere la idea de no ser un hombre vulgar…”
Samuel Haigh, Bosquejo de Buenos Aires, Chile y Perú, traducción y prólogo de Carlos A. Aldao, Buenos Aires, 1920, transcrito por Busaniche, o. c., pp. 241, 242, 243. Tomado de Uribe White, E., obra citada, p. 26.


J. P. Hamilton

“Los ojos de Bolívar son negrísimos, rasgados, llenos de fuego y penetración; su nariz, aguileña, bien formada, su rostro un tanto largo y surcado por las arrugas que el afán y la ansiedad producen; su tez, descolorida…”
J. P. Hamilton, Travels through the interior provinces of Columbia. London, 1827. Citado por Arocha, M., obra citada., p. 28. Tomado de Uribe White, E., obra citada, p. 26.


Francois Desirée Roulin

“Era Bolívar hombre de talla poco menos que mediana, pero no exenta de gallardía en sus mocedades; delgado y sin musculación vigorosa; de temperamento esencialmente nervioso y bastante bilioso; inquieto en todos sus movimientos, indicativos de un carácter sobrado impresionable, impaciente e imperioso. En su juventud había sido muy blanco (aquel blanco mate del venezolano de raza pura española); pero al cabo le había quedado la tez bastante morena, quemada por el sol y las intemperies de quince años de campañas y viajes; y tenía el andar más bien rápido que mesurado, pero con frecuencia cruzaba los brazos y tomaba actitudes esculturales, sobre todo en los momentos solemnes.
Tenía la cabeza de regular volumen, pero admirablemente conformada, deprimida en las sienes, prominente en las partes anterior y superior, y más abultada aún en la posterior. El desarrollo de la frente era enorme, pues ella sola comprendía bastante más de un tercio del rostro, cuyo óvalo era largo, anguloso, agudo en la barba y de pómulos pronunciados. Casi siempre estuvo el libertador totalmente afeitado, fuese por sistema o por no tener barba graciosa ni abundante. Tenía los cabellos crespos, y los llevaba siempre divididos entre una mecha enroscada sobre la parte superior de la frente, y guedejas sobre las sienes, peinadas hacia adelante.
Algunos escritores han dicho que Bolívar tenía la nariz “aguileña”, seguramente por no dar a este adjetivo su acepción verdadera que es la de corvo como pico de águila. Lejos de esto, el Libertador tenía el perfil enteramente vascongado y griego, principalmente por el corte del rostro, la pequeñez de la boca, la amplitud de la frente y la rectitud de la nariz muy finamente delineada. Al propio tiempo que tenía la frente más levantada en la región de los órganos de la imaginación, era prominente en las cejas, bien arqueadas y extensas, donde se ponían de manifiesto los signos de la perspicacia y de la prontitud y grandeza de percepción. Como tenía profundas las cuencas de los ojos, éstos que eran negros, grandes y muy vivos, brillaban con un fulgor eléctrico, concentrando su fuego cual si sus miradas surgiesen de profundos focos.
Era Bolívar hombre de lenguaje rápido e incisivo, así en su conversación (en las que no pocas veces fue indiscreto) siempre animada, breve y cortante (a las veces aguda) como en sus discursos y proclamas; y si en estas piezas se mostraba grandilocuente, deslumbrador y siempre original y encumbrado, en la correspondencia con los amigos o con los altos personajes, bien que razonaba y mostraba sencillamente su saber histórico, era más perentorio que persuasivo, más conciso que seductor, por lo que de ordinario escribía cartas lacónicas, sustanciosas y de pocos o ningunos pormenores. Su réplica en la conversación era pronta, frecuentemente brusca y en ocasiones hasta dura y punzante; y no pocas veces, en circunstancias delicadas, contestó a cumplimientos, a súplicas interesadas, o palabras lisonjeras, con agudezas muy oportunas pero rudas, y aún terribles epigramas: no las agudezas de ingenio que quiere agradar, sino de la voluntad que se impacienta y desea hacerse sentir y obedecer.
Con sus discursos oficiales, pronunciados siempre así como sus arengas militares con acento agudo, fuerte y vibrante, Bolívar procuró en todo caso, así lo creo, producir un contraste: hacer notar la grandeza de su misión y de sus esfuerzos y merecimientos, sin mostrarse vano ni jactancioso, sino al contrario, expresándose con cierto mesurado tono de sencillez y modestia, por la formas de lenguaje, y al mismo tiempo exhibirse ante los ejércitos y los pueblos bajo la luz de un eminente patriotismo que nada ambicionaba, es decir, de un gran desinterés y una constante disposición a someterse a todos los sacrificios posibles…”
En Blanco y Azpúrua, tomo XIV, p. 485, transcrito por BUSANICHE, obra citada., pp. 248 y 249. Tomado de Uribe White, E., obra citada, p.26.


Luis Perú de Lacroix

“El general en jefe Simón José Antonio Bolívar cumplirá cuarenta y cinco años el 24 de julio de este año (1828). Representa, sin embargo, cincuenta. Su estatura es mediana, el cuerpo delgado y flaco; los brazos, los muslos, y las piernas, descarnados. La cabeza larga, ancha en la parte superior y muy afilada en la inferior. La frente grande, despejada, cilíndrica y surcada de arrugas hondas cuando el rostro no está animado y en momentos de mal humor y de cólera. El pelo crespo, erizado, abundante y canoso. Los ojos, que han perdido el brillo de la juventud, conservan la viveza de su genio: son profundos, ni pequeños ni grandes; las cejas espesas, separadas, poco arqueadas y mas canosas que el pelo. La nariz proporcionada. Los huesos de los carrillos agudos y las mejillas chupadas en la parte inferior. La boca algo grande, y saliente el labio inferior; los dientes blancos y la risa agradable. La barba larga y afilada. El rostro moreno y tostado, y se oscurece más con el mal humor; entonces el semblante cambia, las arrugas de la frente y de las sienes se tornan más profundas, los ojos se achican, el labio inferior se pronuncia más y la boca es fea; en fin, aparece una fisonomía diferente, un rostro ceñudo que manifiesta pesadumbre, pensamientos tristes e ideas sombrías. Cuando está contento, todo esto desaparece; la cara es risueña y el espíritu del Libertador brilla sobre su fisonomía. S. E. no usa ahora bigotes ni patillas. Tal es el retrato físico del Libertador… Su retrato moral hará ver que no son falsas aquellas señas físicas y exteriores. Nació el general Bolívar con un genio fecundo y ardiente, con una inteligencia inmensa y relativa al órgano cerebral que le dio la naturaleza… El libertador es enérgico. Sus resoluciones, férreas y sabe sostenerlas; sus ideas jamás comunes; siempre grandes, elevadas y originales. Sus modales son afables, con el buen tono de los europeos de la alta sociedad. Practica la sencillez y modestia republicanas, pero tiene el orgullo de un alma noble y elevada, la dignidad de su rango y el amor propio que da el mérito y conduce al hombre a las grandes acciones. La gloria es su ambición, y sus laureles, haber libertado diez millones de hombres y haber fundado tres repúblicas. Su genio es emprendedor y une a esta calidad, la actividad, la viveza, infinitos recursos en las ideas y la constancia necesaria para la realización de sus proyectos. Es superior a las desgracias, al infortunio y a los reveses… Es susceptible de mucho entusiasmo. Su desinterés es igual a su generosidad. Le gusta la discusión; domina en ella por la superioridad de su espíritu, pero se muestra algunas veces demasiado absoluto y no es siempre bastante tolerante con los que lo contradicen. Desprecia la vil lisonja y los bajos aduladores; la crítica de sus hechos lo afecta; la calumnia lo irrita y nadie es más amante de su reputación que él. Pero su corazón es mejor que su cabeza. La ira nunca en él es duradera…
La actividad de espíritu y de cuerpo mantiene al Libertador en continua agitación. Quien lo viera y observara en ciertos momentos, sin conocerlo, creería ver a un loco… La cólera del Libertador dura poco; unas veces es ruidosa, otras silenciosa. La primera la pasa con algún criado, regañándolo o echando a solas c… Sin estar colérico, S. E. a veces es silencioso y taciturno; entonces tiene algún pesar o proyecto entre manos, y hasta que haya tomado su resolución, que comúnmente es pronto, no le pasa el mal humor o la inquietud. Las preguntas de S. E. son cortas y concisas y le gustan respuestas semejantes. No tolera nada difuso… No le gustan los mal educados, los atrevidos, los charlatanes, los indiscretos ni los descomedidos, y los critica ponderando siempre sus defectos.
El Libertador se viste elegantemente; todos los días, o por lo menos cada dos días, se afeita él mismo; se baña mucho, cuida sus dientes y el pelo. Aquí anda siempre de paisano: botas altas a lo escudero, corbata negra puesta a lo militar, chaleco blanco, también militar, pantalones del mismo color, levita o casaca azul y sombrero de paja.
S. E. es ambidextro. Su edecán Ibarra me ha asegurado haberle visto pelear con ambas manos y, teniendo cansada la derecha, pasar el sable a la izquierda. Así sucedió en unos encuentros que tuvo en la derrota de Barquisimeto, en noviembre del año trece, y en La Puerta, el año catorce. S. E. se afeita, trincha y maneja el florete con ambas manos. No fuma ni permite que se fume en su presencia; no toma rapé, y nunca hace uso de aguardiente u otros licores fuertes. En el almuerzo no toma vino; en las comidas, dos o tres copitas de Burdeos, sin agua, o de Madera, y una o dos de champaña. Muchas veces no prueba el café. Come bastante al almuerzo y a la comida, y le gusta mucho el ají y las pimientas, pero prefiere el ají… El Libertador prefiere las arepas de maíz al mejor pan, come más legumbres que carne; casi nunca prueba los dulces pero le gustan mucho las frutas. Prepara él mismo la ensalada y dice que nadie la prepara mejor que él, y que esa habilidad la debe a las damas de Francia… En la iglesia se mantiene con mucha compostura y respeto y no permite que los que están con él se aparten de aquella regla… Pero S. E. ignora, cuando está en misa, el momento en que debe ponerse de rodillas, o mantenerse en pie, o sentarse. Nunca se persigna. Algunas veces habla con el que está a su lado, pero muy poco y muy pasito…”
Luis Perú de Lacroix, Diario de Bucaramanga, publicado por primera vez con una introducción y notas por Cornelio Hispano, París, S.A., (1912?). séptima ed., Bogotá, 1945. Tomado de Uribe White, E., obra citada, p. 27.


Augusto Le Moyne

“Como tuve la fortuna de conocerlo personalmente y de haber sido admitido a su intimidad, durante los años de 1829 y 1830, empezaré por hablar de su persona.
De estatura regular y de complexión, si no robusta en apariencia, por lo menos capaz, como lo demostró, de soportar las mayores fatigas; los ojos grandes y la mirada viva que resplandecía en ellos denotaban un alma ardiente; tenía la cara alargada, la frente espaciosa, la tez morena y la nariz aguileña, pero bien dibujada. Sus modales eran distinguidos; cuando concedía audiencias solemnes o hablaba en público, acostumbraba a cruzar los brazos sobre el pecho, y en esa actitud tenía un aire lleno de dignidad. La instrucción que recibió durante su juventud y que consolidó en los viajes que hizo a Europa bajo la dirección de su sabio preceptor Simón Rodríguez, era muy amplia. Cuanto vio o aprendió quedó admirablemente clasificado en su prodigiosa memoria; hablaba correctamente el francés y un poco el inglés y el italiano; en todas las materias se expresaba con esa elegancia fácil y rápida que debía a la cultura de su espíritu; finalmente, era de un natural afable, bueno y generoso en extremo e incapaz de guardar mucho tiempo rencor, hasta a sus enemigos más implacables”.
A.Le Moyne, Viajes y estancias en América del Sur… Bibl. Popular de Cult. Colombiana. Ed. Centro, Bogotá, 1945, p. 225. Tomado de Uribe White, E., obra citada, p. 28.


José Manuel Restrepo

“Bolívar era de estatura mediana, de un cuerpo seco y descarnado; cuando era joven, de un color blanco y de hermosa tez; pero después de sus campañas estaba moreno y pálido. Era oval su cara, sus ojos vivos y penetrantes, y su imaginación ardiente. En el trato familiar era festivo y franco en extremo, pero no perdía la sobriedad. Amó a las mujeres, especialmente en la juventud. Respetaba la religión católica, aunque sus opiniones fueran libres, y dirigía su culto a la divinidad. La generosidad y el desinterés son dos virtudes que poseía en grado eminente; él murió pobre después de haber mandado catorce años a Colombia y el Perú. Bolívar como guerrero es comparable a los primeros hombres que nos presenta la historia antigua y moderna. Genio vasto para concebir sus planes; actividad sin igual para ejecutarlos, superando cualesquiera dificultades; audacia, valor, constancia y sufrimiento en las desgracias hasta cautivar nuevamente la fortuna, y talento creador para sacar de la nada los recursos”.
José Manuel Restrepo, Historia de la Revolución de la República de Colombia. Edición de Bogotá, 1950, tomo VIII, p. 162. Tomado de Uribe White, E., obra citada, p. 29.


José Antonio de Torres y Peña

“….el otro mozo
con aspecto feroz y amulatado,
de pelo negro, y muy castaño el bozo;
inquieto siempre y muy afeminado,
delgado el cuerpo, y de aire fastidioso,
torpe de lengua, el tono muy grosero,
y de mirar turbado y altanero.
Este Bolívar era, según dicen,
Los que al infame monstruo conocieron.”
La Patria Boba, Impr. Nal., Bogotá, 1902, p.318. Tomado de Uribe White, E., obra citada, p. 29.


Karl Richard

“… Al final de esta carta quisiera anotar algunas observaciones en torno al presidente, el general Bolívar, originadas las unas a partir de mi propia experiencia; otras, prestadas de testigos que lo conocen de cerca y hace tiempo. Este extraño hombre al parecer cuenta 40 años de edad; es de estatura mediana, magro, de mala postura – a caballo, sobre todo, deja caer su cuerpo hasta encorvarlo totalmente -; su mirada es fija y sombría; los rasgos de su cara descubren la frialdad de un carácter egoísta y calculador que sólo se alimenta de objetos que sirven a su ambición o poder y que se inflama con facilidad, cuando se topa con algún disenso. Su aspecto exterior es sencillo; lo vi en Rosario en el mes de septiembre, y a los tres meses en los bosques entre Teteo y San Cristoval [sic.], y ahora mismo desde hace cuatro días en este lugar, de bata azul con una holgada chaqueta sobre los hombros, su atuendo es siempre el mismo: por esto contrasta bastante con los criollos, amantes como lo son de cierta pompa y por lo general muy bien ataviados. Tan ha perdido la costumbre de dormir, que pasa noches enteras casi sin descansar, y tan sólo a la hora del mayor calor se retira a dormitar un poco en su hamaca; cuando atiende negocios es sumamente vivaz y activo; la velocidad con la que avanza en sus viajes raya en la maravilla, particularmente si consideramos que por estos lares no ayuda mucho el estado en que se encuentran los caminos. Ni la avaricia ni el afán de enriquecerse forman parte de su carácter; normalmente anda sin una sola piastra en los bolsillos. Oculta su forma de pensar; pero como es malhumorado y vanidoso, se convierte no pocas veces en el juguete de los hombre de su entorno, más listos. Los generales que no son precisamente sus títeres o sus creaciones, reciben de su parte un trato de hipócrita amabilidad, es cierto, a la vez que les hace vigilar con la más mezquina desconfianza, celándoles en extremo. De forma que no quiso permitir que el general Páez participara en las operaciones que preludiaban la tregua, por temor a que éste con su acostumbrada rapidez se lanzara directamente sobre Caracas y le sustrajera la gloria de haber liberado su patria ciudad. Ahora que parece que la tropa de Páez se dirige a Calabozo y, desde allí, hacia Caracas, se acerca él personalmente para estar presente; hasta habría dicho al general Páez la mañana de su llegada, en la Isla: “No permitiré a nadie, ni mucho menos a usted, general Páez, que invada Caracas antes que yo”.
“Su actitud frente a los extranjeros, se comenta, ha estado signada por la lisonja, mostrándose amable mientras les necesitaba; ahora que se siente seguro sin ellos, les desatiende gravemente, aunque algunos que supieron impresionarle han recibido un trato bastante bueno. Entre los criollos, él prefiere a sus paisanos, los venezolanos: los asciende con generosidad, relegando a los neogranadinos, quienes lo resienten amargamente; tanto más en cuanto los venezolanos les enfrentan con orgullo y soberbia; he aquí, y en todo este celo y soterrado odio entre los generales, quizá, el germen de una cruenta y prolongada división que rasgará desde las entrañas a la joven república, por más que ningún hombre sensato ya pueda dudar de que se haya liberado del yugo español. Muchos quieren adosar al general Bolívar la secreta intención de hacerse rey de esta tierra y que, en cierto modo, tendría la razón al pensar que sus compatriotas no maduran aun para una constitución republicana; si realmente fuese ésta su intención, no resulta bien comprensible por qué desconoce la ventaja que manaría de las tropas extranjeras, con las que podría seguramente contar bajo cualquier circunstancia, si tan sólo las tratase con mediana consideración.”
Cartas de Colombia a sus amigos de un Oficial de Hanover escritas en el año 1820, Karl Richard, Leipzig F.A. Brockhaus, 1822. Fragmento tomado de la p. 121 ss., ob. cit. Traducción del alemán por Claudia Sierich para el autor.


Oficial Anónimo de la Marina Colombiana

“Entré al cuarto que era grande, polvoriento y escasamente amueblado. Al final del cuarto estaba sentado en el suelo el Coronel O’Leary – para ese entonces uno de los secretarios de su Excelencia – con un pequeño escritorio en su regazo escribiendo correspondencia de naturaleza militar dictada por Bolívar, quien, al otro extremo del cuarto, estaba sentado al borde de una gran hamaca suramericana colgada del techo. Para evitar la inconveniencia del calor, Bolívar se encontraba bastante desnudo o cubierto con cosa alguna, y se mecía con fuerza por medio de un mecate pasado por un gancho en la pared opuesta jalada para el propósito. Así curiosamente ubicado, Bolívar dictaba a O’Leary, y silbaba una tonada republicana francesa que acompañaba en ritmo golpeando lateralmente sus pies. Al verle ocupado y en tales circunstancias, estuve a punto de retirarme imaginándome que el guardia se había equivocado en las instrucciones dadas, cuando su Excelencia me detuvo y en muy buen inglés me dijo que entrara y me sentase si podía encontrar alguna cosa donde hacerlo, lo que no fue fácil, pero viendo alrededor en el cuarto, divisé un viejo baúl sobre el cual me senté a esperar hasta que él se desocupó. Inmediatamente, Bolívar solicitó a uno de los soldados que me buscara algo de café y cigarros, y mientras éste los buscaba, Bolívar me preguntó mi nombre, país de procedencia y rango en el servicio patriótico. Al decírselos, él quiso saber si no era yo la persona de la que había oído hablar al Capitán Mardyn como el comandante de la nave en la cual este último había llegado a Margarita. Al contestarle afirmativamente, Bolívar instantáneamente saltó de la hamaca y procedió a abrazarme de acuerdo a la costumbre del país rodeándome con sus brazos y besándome en la mejilla. Tal prueba de consideración – la que para nada congeniaba con mi sentir – y mucho menos recibida de una persona casi totalmente desnuda, fue por mí declinada de manera no muy grata, luego de lo cual él no pareció tan complacido, y se volteó hacia su secretario con evidente indicio de asombro.
El Coronel, quien inmediatamente comprendió mis sentimientos, le explicó a Bolívar que dicha costumbre era extraña para sus compatriotas, y esperaba por lo tanto, perdonara el desapacible rechazo que yo le había manifestado. Su Excelencia sonrió, y me extendió su mano con un aire de la mayor cordialidad y condescendencia, lo cual acepté. Luego regresó a su hamaca a terminar con su correspondencia, mientras yo me fumaba un tabaco.
…. En persona el Presidente es como de unos 5 pies 7 pulgadas de estatura, pero su cuerpo y extremidades son tan desproporcionadas, que en vez de inspirar respeto, más bien quizá, vistos en la esfera común de la vida cotidiana, inspirarían risa. Su cabeza es excesivamente grande con un abundante, basto, rizado y muy oscuro cabello. Los rasgos de su rostro, rudos y varoniles, se ven bastante opacados por la superabundancia de patillas. Sus ojos son grandes y oscuros, y cuando miran de frente, penetrantes; pero miran frecuentemente de reojo a sus interlocutores o a lo que los rodean, y no miran directamente ni siquiera a objetos inanimados, finalmente volteando su cabeza a un lado como una liebre. De sus hombros hasta la cintura su cuerpo está bien proporcionado con respecto a su estatura pero sus piernas son excesivamente delgadas y sin forma, y sus caderas angostas. La desigualdad de los hombros con respecto a las piernas que soportan su cuerpo, se hace más conspicua la mayoría de las veces por usar pantalones escarlatas muy ajustados profusamente decorados con pasamanería de oro, y por las largas e intimidantes botas apenas medio llenas. Su conversación tampoco fue la que esperaba, y su condescendencia al prestarse como promotor y celebrador de bromas obscenas, era inconsistente con la idea que me había hecho de su carácter. Por lo tanto, en conjunto, la impresión que me causó mi primera presentación a este distinguido individuo estuvo acompañada de sentimientos de considerable decepción”.
Recuerdos de un servicio de tres años durante la Guerra de Exterminio en las Repúblicas de Venezuela y Colombia. Por un oficial de la Marina Colombiana. Tomo I, Hunt and Clarke, 1828 (2), p. 243. Traducido por el Sr. Alfredo Marcano y editado por el autor.


Richard Longeville Vowell

“En ese entonces tenía treinta y cinco años pero parecía cerca de cuarenta; su estatura era pequeña, posiblemente cinco pies, cinco o seis pulgadas, pero bien proporcionado y sumamente activo. Su aspecto general era entonces delgado y triste, con una expresión de paciente resignación en casos de adversidad, que en tantas oportunidades ha dado amplias evidencias de poseer, a pesar de su carácter impetuoso que a veces haga pensar lo contrario”…
“Su traje y el de sus compañeros correspondía perfectamente con los escasos recursos del ejército patriota. Su casco era de soldado de Dragones Ligeros. Una sencilla casaca de tela azul, con bocamangas rojas y tres hileras de botones dorados; gruesos pantalones azules y alpargatas o sandalias (cuya suela estaba hecha de la fibra del áloe) completaban su indumentaria. Llevaba en la mano una liviana lanza con una pequeña bandera negra en la cual estaba bordada una calavera blanca con dos huesos de tibia y la siguiente leyenda: “¡Muerte o Libertad!” (la lanza que llevaba Bolívar cuando lo vimos por primera vez pertenecía a la guardia de Páez)”.
Vowell, Richard Longeville . Campañas y Cruceros. Biblioteca de la Academia Nacional de la Historia. Caracas 1973. Citado por A. Boulton, Los Retratos de Bolívar, p. 171.


Richard Bache

“….Su edad, en 1823, era aproximadamente cuarenta y dos años, pero las fatigas y dificultades a las que se ha visto expuesto durante doce años le dan la apariencia de ser más viejo. Recibió una buena educación, ha tenido la ventaja de viajar a Europa y a su regreso, residió un corto tiempo en Charleston, Carolina del Sur, Estados Unidos.
Teniendo “un cuerpo indoblegable y un alma de fuego”, es asimismo insensible a los efectos de los esfuerzos mentales o corporales”.
Bache, Richard. Apuntes sobre Colombia. Tomados en los años 1822-23. Con un itinerario de la ruta de Caracas a Bogotá y un apéndice por un oficial del ejército de los Estados Unidos. Filadelfia: R. C. Carey & i. Lea – Chestnut Street ······1827. Pág. 119. Traducido por el Sr. Alfredo Marcano y editado por el autor.


George Laval Chesterton

“… Bolívar era bajo de estatura y de formas esbeltas. Sus rasgos eran pequeños, pero sus ojos expresivos. Cuando lo conocí, estaba prematuramente canoso y su rostro era serio y agobiado. Su voz era singularmente disonante y su manera general de dirigirse a extraños era tímida y desfavorable. Me pareció que siempre estaba como a la espera de un contacto inamistoso, ya que sus miradas eran sospechosas y sus ojos usualmente miraban hacia abajo. Yo he comparado mis impresiones sobre Bolívar con aquéllas de mi amigo el General Miller – quien lo conoció muy bien – y ambos llegamos a coincidir sobre su defectuosa naturaleza en la manera de dirigirse a los demás.
A este defecto siempre he atribuido mucho de la hostilidad que prevaleció en su contra. Su rapidez y actividad eran insuperables, y en esto se diferenciaba de casi todos los otros jefes locales.
Páez, de hecho un llanero carente por completo de educación, fue un salvaje activo e infatigable, pero la clase, propiedad y educación de Bolívar, combinadas a su incansable actividad, eran suficientes para mantener su ascendencia.
Poseía otra eminente cualidad, a saber, un total desprecio por las privaciones. Si las derrotas demandaban sacrificio, pondría a un lado toda comodidad superflua, y marcharía a pie e incansablemente junto a sus más humildes seguidores.
Aún así, tuvo una multitud de enemigos y detractores quienes incesantemente se deleitaban en difamar su carácter y en despreciar sus logros. Infinitas eran las historias contadas por la gente en perjuicio de Bolívar, algunas de las cuales inclusive lo acusaban de cobarde; un defecto que su propia vida desmintió. No tenía el tacto para conseguir la simpatía universal, por lo que en palabras del General Miller “Bolívar no era personalmente popular”; y no obstante su noble patriotismo, fue más bien el hombre de las circunstancias que el hombre escogido.
Si Mariño, con su agraciado porte hubiera poseído las brillantes cualidades de Bolívar, tal vez hubiera comprobado (como frecuentemente buscó hacerlo) ser un formidable rival. Páez también, el ídolo de los Llaneros, si sólo hubiese tenido la ambición necesaria, pudo haber suplantado a Bolívar en un momento en que los llanos constituían el bastión de la causa independentista.
En pocas palabras, llegué a experimentar la nada insignificante sorpresa de descubrir durante mis relaciones con los locales, que Bolívar era objeto de poca devoción indudablemente atribuible a la ausencia de ese tacto y comportamiento que tanto inspiraron de amor y admiración a los seguidores de Napoleón. Tampoco fue Bolívar un hombre de habilidades trascendentales. Sus talentos, aunque respetables, no fueron de ninguna manera sobresalientes.
Como compensación a estos defectos, Bolívar fue un hombre de un innegable patriotismo que sacrificó todo por su país. Me pregunto si los anales de alguna nación pueden presentar un espécimen de tan puro desinterés. Cuando la República de Bolivia le concedió 1.000.000 de pesos, Bolívar destinó la totalidad de dicha cantidad para comprar la libertad de 1.000 esclavos negros.
Su comportamiento externo denotaba una considerable vanidad personal. Se había indudablemente vanagloriado por las exageradas loas de la prensa inglesa y norteamericana las que eran abundantemente copiadas por la Gaceta del Orinoco. Enamorado del uniforme de la Artillería de Caballería Inglesa, Bolívar lo adopta pavoneándose con una mal disimulada conciencia de su importancia.
Era considerado un hábil orador, mas empleaba la hipérbole sin sentido, la que para ese entonces gozaba de una poca envidiable notoriedad entre los españoles”.
Chesterton, George Laval. Peace, War and Adventure. Traducido por el Sr. Alfredo Marcano, editado por el autor.


Alexander Alexander

“Como tenía una carta de recomendación para el Dr. Burton, quien había estado en Demerara, lo visitamos. El nos llevo a ver al General Montillo, gobernador de Angustura. El Dr. Burton era nuestro intérprete. El Gobernador nos recibió muy cortésmente, y nos envío al Palacio, hermoso edificio, antigua residencia del virrey pero preferimos irnos a casa del médico, donde nos acomodamos por dos días. El Dr. Burton nos llevo también a donde el Comandante británico, el Teniente Coronel Rook, quien había sido capitán en el 80 regimiento en Trincomalee, antes de la expedición del General Baird a Egipto, y estuvo presente en la batalla de Waterloo, como ayuda de campo de Príncipe de Orange. Había regresado del ejercito del Apure, donde había sido herido en un combate con los españoles, y fue nombrado por el Gobernador Comandante de los Británicos. Era Teniente Coronel de un regimiento de caballería. Quienes fueron los primeros británicos en unirse a la causa en un cuerpo militar: se les llamaba los Primeros Húsares de Venezuela. Además de los británicos, el Teniente Coronel Rook tenía el comando de todos los extranjeros en Angustura, de cualquier nación que procedieran.
Por ordenes de Rook fuimos puestos inmediatamente a ración y acuartelados, hasta la llegada del General Bolívar, quien en ese entonces regresaba, habiendo dejado al General Páez al mando. Unos pocos días después llego al anochecer, y al día siguiente dio una recepción, a la cual asistieron todos los extranjeros y los oficiales jefes. Yo le estreche la mano y le presente mis respetos; se disparó una salva de saludo, y al día siguiente, por la mañana, se erigió en la plaza el árbol de la libertad, cerca del palacio, donde residían Bolívar y su estado mayor; todos nos acercamos y tocamos el árbol.
Yo le dije al Coronel Rook que no tenía nombramiento alguno que mostrar, ya que había dejado mis papeles en Inglaterra por seguridad; pero que había sido oficial en el primer regimiento Malayo de Ceilán, o sea el del General Champaign, a quien recordaba bien. Le mostré la Carta del Coronel Macnab, y la del Duque de York; él se sintió satisfecho y me dijo que mi aspecto era el de un oficial y un caballero. Me recordó al Coronel Vigara, un criollo, o sudamericano, quien hablaba un poco de inglés. El Coronel quería que yo escribiera un breve memorial, que él presentaría al Jefe Supremo.
Después de llamárseme dos o tres veces, el secretario de Bolívar, un francés pequeño y activo, me trajo un nombramiento de teniente en la infantería. Me dio la mano, diciendo, en francés, que estaba feliz de tener el honor de entregarme un nombramiento en el servicio de la Republica, de parte de Simón Bolívar, Capitán General y Jefe Supremo de la Republica de Venezuela. Me retire entonces, y se me ubicó en un regimiento llamado Guardia de Honor; eran en su mayoría negros, con oficiales criollos. Este regimiento era el mismo que nuestros Guardias de a Pie de Londres, y su deber era servir personalmente a Bolívar. No asistí a paradas, ni hice trabajo alguno, por no saber castellano. Mi nombramiento tenía la fecha 10 de junio de 1818, el octavo año de la Republica; no estaba en pergamino, sino en papel muy ordinario e impreso, y los sitios en blanco llenados en castellano, con las palabras jefe Supremo en grandes letras arriba, y firmado Simón Bolívar.
Como este fue el único período en que tuve la feliz oportunidad de observar al Libertador, daré una breve descripción suya como me pareció en Angustura (sic).
El es nativo de Caracas, donde tenía grandes propiedades ahora en manos de los españoles. Su altura es más o menos de cinco pies ocho pulgadas y es bien proporcionado. Aunque es completamente blanco, su rostro estaba bronceado o curtido por la intemperie, pero muy inteligente, lleno y redondo, con una sonrisa natural que la hacía agradable sin afectar ese aire de superioridad que emanaba de sus ojos negros e inteligentes, cuya mirada enfurecida era aplastante. Sus ojos daban vivacidad a un rostro de apariencia estudiosa y meditativa, que no puedo decir si era natural o adquirida. Parecía ser un perfecto caballero en todos sus actos. Bailaba estupendamente el vals. Era de hábitos sobrios y abstemios, y hablaba con gracia y precisión; sus proclamas eran numerosas, y bien adaptadas a su objeto. Hablaba poco en compañía, y detestaba a los bebedores, charlatanes, vagos, jugadores y duelistas. Permitía a los ingleses batirse, pero cualquier americano que lo hiciera era fusilado. Hacía mucho ejercicio., pues caminaba y cabalgaba a menudo. Quería mucho a los ingleses, hablaba a menudo de Inglaterra, y depositaba gran confianza en los británicos. Dando mucha libertad a todos los aventureros, pero dando al mismo tiempo una orden general de que ningún extranjero podría ser retenido contra su voluntad, y que a todos debería devolvérsele su pasaporte para regresar a su país cuando así lo escogiera. Por política y consideración a Inglaterra perdonó a muchos villanos, dándoles pasaportes y raciones hasta que se embarcaban, e incluso dinero; sin embargo otros que dejaron el país tuvieron que arreglárselas como mejor pudieron. Fui testigo de un ejemplo de su clemencia. Un Teniente Coronel Wilson que había estado con Páez, el comandante en jefe, era espía de los españoles, y se mantenía en comunicación con el General Morillo.
Participó en una intriga para derrocar a Bolívar y destruir la República, sembrando disensiones entre los jefes. Su plan era desacreditar a Bolívar, y aprovechándose del lado flaco de los británicos, pronto los convenció de que se pusieran del lado de Páez. Cuando todo estaba listo, fue a ver a Páez y le propuso que fuera Jefe Supremo y que substituyera a Bolívar. Páez, para defender su objetivo, estuvo de acuerdo, y lanzo una proclama a los británicos, y al ejército, para que se reconociese a Páez como Jefe Supremo y Capitán General de los Ejércitos de la Republica. Para esto habían sido preparados; el Coronel Wilson solo tenía que venirse a Angustura, y llevarse consigo a todos los británicos al apure, bajo el pretexto de fortalecer el ejército; todo esto debería mantenerse en secreto para que Bolívar no se enterara. Wilson llego y el informe circulo pronto de que todos los extranjeros en Angustura deberían irse con él para unirse al ejército de apure. Pero Páez, tan pronto como Wilson lo dejo, envió un bota con información del complot a Bolívar.
Wilson continuaba viéndose con Bolívar dentro de los más amistosos términos, y comiendo con él. La primera vez que entró después de llegado el mensaje de Páez, Bolívar, quien estaba reposando en su hamaca, lo recibió sin ningún cambio aparente y le pidió que se sentara junto a él, y comenzaron a conversar como si Bolívar no supiera nada de sus nefandos designios. Después de un rato, Bolívar, sin emoción aparente, sacó del bolsillo el paquete que contenía las pruebas irrefutables de su bajeza, y le dijo que las mirara y le informara si sabía algo de su contenido. Wilson fue puesto preso inmediatamente, y todos esperábamos que se le fusilara; pero poco después fue enviada a Guayana la Vieja como prisionero suelto, hasta que se embarcara para las Antillas; y creo que incluso tenía dinero para sus gastos. Bolívar le dijo: “Lo perdono por su país; a su patria tiene que agradecerle su vida, no a mí, señor.” En ese entonces se lanzó una proclama que permitía a los británicos gobernarse por su propia ley marcial. Se decía que Bolívar había estado en Inglaterra, Jamaica y Norteamérica; hablaba un poco de inglés, pero no lo entendía cuando se le hablaba.
Una circunstancia, la más humillante para el carácter británico que jamás vi, no la olvidaré nunca, ya que nos rebajó mucho en la estimación de Bolívar y de su estado mayor; pero ay! Fue una miserable muestra por la cual tenían que juzgarnos. Dos o tres días después de la llegada del jefe Supremo, se ofreció un gran baile; todo era agitación, vivacidad y esperanza. Bolívar estaba allí, muy feliz, y en buena compañía; había bailado más de una vez en esta ocasión. El vino había empezado a hacer sus efectos sobre los británicos, el estaba a punto de iniciar un vals con una dama, cuando estos borrachos hicieron algunas observaciones que perturbaron a Bolívar y a todos los presentes. Sus ojos ardieron de ira, tomo su sombrero y se inclinó, retirándose hacia atrás, y dirigiéndose a la puerta, bajó las escaleras y se fue a su casa. Estos locos que se llaman a sí mismos oficiales ingleses, exaltados en su locura, corrieron tras él, de modo precipitado, cayéndose incluso escaleras abajo, y sin embargo persistiendo en seguirlo. Siendo extranjeros, tuvieron dificultada en hallar su residencia, después de que ya él estaba acostado cuando golpeaban puertas y ventanas gritando “Bolívar, Bolívar, ven a beber con los oficiales ingleses”. Esto coronó el salvajismo de la escena y llenó de disgusto a los patriotas. Lo que hacía todo más ridículo es que ellos pronunciaban su nombre Bolívar, Bolívar. Esto continuaron haciéndolo sin que nadie les prestara atención, hasta que se cansaron. Lo único que se hizo fue en una reunión al día siguiente, cuando fueron suavemente reconvenidos y se les dijo que cosas así eran contrarias a las costumbres españolas. Semejante conducta, y la inmoralidad de muchos de los ingleses, gradualmente rebajó el carácter nacional en la estimación del pueblo, tanto, que “inglés” se volvió un término de reproche, que los nativos usaban en sus peleas para insultarse”.
Alexander Alexander. La vida de Alexander Alexander escrita por él mismo. Introducción. Ediciones de la Presidencia de la República. Colección Viajeros y Legionarios. Caracas. 1978.


William Jackson Adam

“…. Una mañana, poco después del amanecer mientras yacía en mi hamaca disfrutando de una taza de café en compañía de mi generoso anfitrión, nuestros oídos fueron repentinamente asediados por fuertes disparos de artillería, animadas tonadas de bandas de regimiento, de campanadas, etc. Phelan corrió hacia afuera para investigar la causa y regresó a los pocos minutos con un rostro jubiloso. Me informó que Bolívar, el Jefe Supremo, se hallaba a pocas millas de Angostura y en menos de una hora desembarcaría. Me vestí a toda prisa, y apoyándome en el brazo de mi amigo, nos dirigimos hacia la playa donde fui testigo de la triunfal entrada del grande hombre luego de la toma de Santa Fe, lugar de donde ahora llegaba luego de haber pasado veintiocho días navegando por los ríos Apure y Orinoco. Este viaje en cualquier otra época del año, y en flecheras comunes, es de varios meses; pero el caudillo viajó en su propia canoa impulsada por los remos de veinticuatro atléticos nativos, a una velocidad casi increíble.
Como seis horas después de su llegada, el Jefe Supremo dio una recepción formal en la residencia del General Santander para la que Phelan y yo nos vestimos de uniforme completo. Bolívar parecía conocer bien a mi amigo, y al ser yo presentado, Bolívar estiró su mano con toda la sinceridad de la amistad, y habló del placer que le causaba ver a un oficial de la Legión Irlandesa cuya ayuda al unirse a la causa de la independencia verdaderamente apreciaba, y en cuyos grandes esfuerzos y coraje confiaba con la mayor de las esperanzas.
Se lamentó de las vicisitudes pasadas por la escasez en el alojamiento experimentadas por los oficiales de la Legión Irlandesa la primera vez que llegaron, pero atribuyó mucho de sus sentimientos a la inexperiencia, y confiaba en que aunque la situación de la guerra en los actuales momentos conllevaba innumerables privaciones, la perseverancia en la causa conduciría finalmente al éxito y a una total compensación por las privaciones vividas.
Me sería imposible describir mis sentimientos al escuchar la amistosa conversación del General; me sentí estar en presencia de quien había restaurado la independencia de su país, y cuyo celo y habilidad alimentaban las esperanzas de tantos de mis amigos y compatriotas. Lo estudié atentamente, y con todas las facultades de las que soy capaz, intenté sondear el carácter de este gran hombre.
Mucho se ha dicho de él, y los distintos autores que han descrito su carácter han estado influenciados por una hostilidad egoísta o han buscado ganar sus favores mediante la servil adulación. Trataré de delinear su apariencia y brevemente describir sus logros como los he presenciado, sin la influencia de los extremos de odio o amor y con estricta sujeción a la justicia y la verdad. No tengo nada que obtener ni gratitud que desahogar.
SIMON BOLIVAR, el Jefe Supremo de la República de Colombia, tenía como cuarenta y cinco años, aunque su aspecto es el de un hombre de más avanzada edad. No hay nada particularmente impactante en su figura, pero sus rasgos fuertemente marcados son peculiarmente indicativos del coraje y determinación por los que es tan conocido.
Su estatura es de aproximadamente unos cinco pies siete pulgadas, más bien magro de carne, pero recto y vigoroso. Su rostro es largo y cetrino, y tiene las marcas de los pensamientos profundos y la incesante ansiedad consecuentes con los arduos deberes que tiene que reglamentar y hacer cumplir. Su cabello es oscuro y largo cayendo sobre sus hombros amarrado con una cinta; ojos oscuros y penetrantes que irradian benignidad o amabilidad – según los efectos de la pasión -, revelando la natural firmeza y determinación de su mente. Sus cejas son oscuras entremezcladas con cabellos grises las que al ser vistas en conjunto con los grandes bigotes negros en su labio superior, le dan a la cara un grado de ferocidad que no tendría si se afeitara estos últimos y recortara un poco las primeras. Su nariz es larga y delgada, más bien aguileña, pómulos prominentes y mentón largo y puntiagudo; su frente es alta y redonda y le da al resto del rostro carácter de talento e intensidad de pensamiento. Su apariencia general es la de un hombre cuya mente está constantemente exigiéndose el logro de algún gran objetivo cuyo cumplimiento no puede retardarse por la interferencia de obstáculos menores. Su cuerpo mostraba huellas evidentes del fervor y asiduidad con los que trabajaba sin importar las privaciones o fatigas corporales que causaren.
Habla poco y generalmente parece absorto en reflexiones. Sus órdenes son dadas con claridad y precisión, y el bien marcado tono de voz con las que las dicta, son de por sí suficiente para convencer a las personas a quienes están dirigidas que éstas deben ser inmediatamente obedecidas.
Sus proyectos son acertadamente concebidos y ejecutados con prontitud; los grandes asuntos de la República, absorben totalmente su atención. Los otros asuntos menores, son encargados a oficiales de menor rango quienes frecuentemente los descuidan o cumplen parcialmente de manera poco aliada a la justicia.
Es notable por su coraje personal; en todo momento corriendo en medio de las batallas animando con su ejemplo el espíritu de sus seguidores. El modelo sanguinario adoptado por los españoles, le ha hecho ser despreocupado con respecto a la cantidad de sangre derramada y a estar consiente de la retaliación que se ejerce sobre aquellos prisioneros que caen en manos de los independentistas. Él ha inclusive presenciado en muchas ocasiones las ejecuciones de algunos de los infortunados que habían caído en las manos de sus tropas. Pero en el ejercicio de estos reprochables crímenes, el ejército patriótico se queda corto frente a las refinadas crueldades practicadas sobre los prisioneros por los españoles bajo el mando del sanguinario MORILLO.
Las habilidades de Bolívar en tácticas militares son bastante inferiores a aquellas en práctica en estados civilizados o Europeos, y aunque ejercidas en un país que por tanto tiempo ha sido cuna de la guerra revolucionaria, Bolívar sin embargo ha demostrado un conocimiento de sus propios recursos y de aquellas posiciones que podrían llevar a sus soldados a actuar con gran éxito contra los españoles. Es bastante deficiente en su conocimiento de las maniobras de un ejército regular en el campo de batalla, pero es profundamente conocedor de los planes necesarios para vencer al enemigo en las planicies de los llanos. Ha sido a menudo vencido en sus ataques a ciudades por lo general fortificadas, pero ha sido particularmente exitoso al comprometerse con el enemigo en el campo abierto de la batalla. Sus tropas nativas son audaces y valientes, y se lanzan sobre la soldadesca española con todo los sentimientos de la guerra.
El día después de su llegada a Angostura, fui al Congreso y le escuché proponer la unión de los Estados de Venezuela y Nueva Granada bajo el nombre de la República de Nueva Colombia (sic). Su voz fue vigorosa, fuerte y clara; habló con toda fluidez, su actitud relajada, y su proceder agraciado. De manera resumida, revisó las formas de gobierno de varias naciones Europeas y la forma democrática de los Estados Unidos señalando con la más exacta precisión los diferentes defectos y valores de ambas, recomendando una forma combinada de sus disposiciones, y extrayéndolas principalmente de aquellas de Gran Bretaña y los Estados Unidos. Al explayarse sobre los distintos detalles, claramente probó que su perspectiva no era parcializada o inexacta, sino aquella fundamentada en observaciones e investigaciones reales; él había visitado Francia, España, Inglaterra y Norte América, y estudiado las costumbres de sus distintos habitantes, y el modo de administrar las leyes. Entendía Francés e Inglés, y el primero lo hablaba fluidamente. A medida que profundizaba en las declaraciones de los distintos puntos que el Congreso debía tratar, en sus diferentes promulgaciones, sus oyentes no podían más que sentir que estaban en presencia de BOLIVAR. Yo lo sentí profundamente, y a medida que miraba el animado rostro del caudillo, concebía que sólo él podría haber tenido éxito en el peligroso intento que estaba pronto a concluir”.
Diario de Viajes a Margarita, Trinidad, & Maturín. Con los viajes del autor a lo largo de las llanuras de los llaneros hasta Angostura y posterior descenso del Orinoco, en los años 1819 & 1820; conteniendo sus distintas entrevistas con Bolívar, el Jefe Supremo: bosquejos de los diferentes generales locales y europeos, y una variedad de anécdotas características hasta ahora no publicadas por el capitán W.J. Adam, s.a.s. Dublín: impreso por R.M. Tims, 85 Grafton-Street, y vendido por todos los Libreros. 1824. Traducido por el Sr. Alfredo Marcano y editado por el autor.


Hugo Salven

“El Capitán Maling paseó a Bolívar por todo el barco después de lo cual se fueron a almorzar al camarote con un pequeño grupo de personas entre las cuales me encontraba yo. Por esta razón le fui formalmente presentado. Bolívar parece tener una estatura de cinco pies ocho pulgadas, tez atezada, un poco calvo al frente y su cabello negro y algo canoso; tenía largos bigotes, también canosos; ojos castaño oscuro, y su cuerpo y extremidades pequeñas y delgadas. Llevaba uniforme azul ricamente cubierto con bordados, grandes y costosas charreteras y un gran bicornio con galones de oro, pantalones de tela roja, y botas por encima de las rodillas. Su semblante parece el de alguien franco, y su conversación es vivaz y modesta pero toda su figura y rostro son las de un hombre agotado, preocupado y fatigado…
Noviembre 17. A las tres de la tarde, su Excelencia El Libertador subió nuevamente a bordo con sus oficiales y con Monteagudo vestido de paisano. Fueron recibidos con los acostumbrados honores – un saludo de 17 salvas, y la cubierta llena de soldados, y hoy, como una señal de respeto adicional, todas las banderas del barco estaban desplegadas en sogas que iban desde la cubierta hasta la punta de cada mástil. El Libertador estaba vestido con su uniforme usual, chaqueta azul ricamente decorada con bordados, y pantalones también bordados a los lados, medias blancas de seda, y zapatos. Todos cenaron en el camarote a las tres de la tarde, y se hicieron muchos brindis patrióticos para celebrar la ocasión. Bolívar propuso un brindis el cual prologó con un apropiado discurso en Francés extendiéndose en magníficos términos acerca del poder de Gran Bretaña, y la rápida disposición con la cual prestó su ayuda a las naciones que luchaban por la libertad y la independencia.”
Diario de navegación escrito a bordo del barco de Su Majestad Cambridge, desde enero de 1824 a mayo de 1827. Por el rev. H. Salven., chaplain. Newcastle: impreso por Edward Walker, Pilgrim-Street. 1829. Traducido por el Sr. Alfredo Marcano y editado por el autor.


Karl August Gosselman

“Bolívar no tiene más de cuarenta y cinco años, pero se ve bastante más viejo; la explicación es la vida que ha tenido que llevar. Su figura es más bien pequeña y delgada, aunque sus extremidades son bien proporcionadas. Es dueño de una fuerza y agilidad poco comunes. Su cara es alargada y está adornada con unos ojos oscuros, llenos de vigor y penetrantes y una nariz grande y curva. Su pelo es liso y negro, al igual que sus bigotes y patillas. La piel está curtida por los vientos. En general reina en todo su aspecto una seriedad segura y de grandeza, mezclada con algo de meditación. Su figura, cuando se encuentra rodeado por amigos, resalta por su bondad y viva alegría.
En ocasiones como esas se le ve desenvuelto, conversador y anecdótico. Le gusta bailar y además lo hace bien; suele ser muy galante con las damas, las que, de cualquier forma, no muestran demasiadas reservas ante el Libertador. Hace ya tiempo, antes de que regresara de Europa, falleció su esposa, española. Así es que hoy día es viudo y no tiene hijos.
Además de francés e italiano, habla algo de inglés, idioma que aprendió durante la guerra gracias a la ayuda de un subalterno y un médico de cabecera de esa nacionalidad. Lleva una vida muy medida. Come poco, no bebe licores fuertes y consume muy poco vino. Raras veces se le ve fumar. Duerme poco. Le encanta ser el primero en levantarse y el último en acostarse.
Entre sus fallas se puede señalar el humor demasiado cambiante, que muchas veces le lleva a excesos que llegan a herir a sus interlocutores. Tras recuperarse, suele apenarse y pedir disculpas a quien haya sido ofendido por sus arrebatos. Tiene demasiada debilidad por el sexo débil, lo que podría llevarle a acabar sus días de modo trágico.
Al igual que el resto de sus compatriotas, muestra inclinación por el brillo de sus vestimentas. En una primera época cayó en situaciones ridículas; tanto es así, que en los comienzos de la guerra constantemente llevaba varias mulas cargadas con una enorme cantidad de vestuario lujoso. Pero su visión le permitió enmendar ese error, lo que ayudó bastante a las relaciones con sus oficiales y su ejército.
A poco de la Batalla de Boyacá, una vez situados en Bogotá, Bolívar brindó una gran fiesta a las familias más distinguidas, juntamente con sus oficiales. En ella le ocurrió una anécdota simpática y humana.
Cuando ya casi se servía la cena, se presentó ante él un coronel británico, quien al hacer los cumplidos de rigor recibió de Bolívar la siguiente pregunta: “Usted es mi mejor coronel; ¿ cómo es posible que tenga la camisa tan sucia en una cena de tanta esplendidez ?“. El coronel respondió que lo lamentaba mucho pero que no tenía otra camisa. El Libertador se sonrió y ordenó a su mayordomo que le entregara una camisa a su oficial. El mayordomo dudó y miró avergonzado a Bolívar. Al notar éste tal duda, se molestó y preguntó por qué no se hacía lo que él ordenaba. El sirviente ya no pudo evitar dar una respuesta y balbuceó: “Su excelencia no tiene más que dos camisas: la que lleva puesta y la que está en el lavado”.
Esta respuesta desató la risa de Bolívar, en la que participó el resto de la compañía que tenía enfrente, de modo que dirigiéndose al coronel le anotó: “Los españoles huyeron tan de prisa, que tuve que anticipar mi llegada y me vi precisado a dejar mi equipaje en custodia”.
Gracias a su extraordinaria habilidad, energía desplegada y entrega completa sin egoísmos, Bolívar es dueño de la popularidad en el país, de modo que jamás ha existido jefe o persona que haya contado con un afecto como el que su pueblo le ofrece. Esta popularidad ha hecho que algunos generales le miren con ojos de envidia, pero la mayoría de sus subalternos y funcionarios le expresan su fidelidad y lealtad junto con la admiración por sus extraordinarias cualidades. En lo que respecta a sus soldados y a las amplias masas del pueblo, no se podría decir que lo quieran, sino que debe agregarse que lo idolatran.
Ninguno de los generales ni civiles que le acompañaron en la revolución llega a ocupar verdaderamente el segundo lugar. Todo está sujeto a la influencia del Libertador por el cariño que se le profesa, de manera que él solo está a la cabeza de Colombia y de su gobierno. La influencia que tiene sobre la Nación le hace ajustarse a la frase célebre de Luis XIV: “El Estado soy Yo”. Además, no es posible dejar de considerar que Bolívar es capaz de encarnar todo lo que hacia el futuro pueda hacerse. En ese sentido se comenta que podría organizar la nación liberada como una Monarquía, República, Dictadura, o lo que a Bolívar le agrade”.
Viaje por Colombia 1825-1826. Biblioteca virtual Luis Arango, Banco de la República de Colombia.


James Thompson

“Le mencioné en mi última correspondencia que Bolívar había llegado a salvo a esta ciudad. Unos días después de su llegada, le fui presentado y fui recibido por él muy favorablemente. En la medida que pude juzgar de la corta conversación que tuvimos, es, en apariencia, un hombre muy modesto y poco presuntuoso. Parece muy activo e inteligente, pero no pude notar nada de naturaleza extraordinaria en su aspecto. No tiene los ojos de San Martín cuya mirada penetraba de inmediato. El rostro de Bolívar, deteriorado por la intemperie revela que no ha estado ocioso. Ningún hombre, creo yo, ha soportado tanto el peso, o trabajado con tanto ahínco bajo el calor del cada día por la causa de la independencia de América del Sur, como Bolívar. Sus esfuerzos en su propio país están ya coronados con el éxito casi total; Colombia puede ser considerada libre e independiente”.
Acerca del Estado Moral y Religioso de Sur América. James Thomson, on the Moral and Religous State of South America, p. 105. Traducido por el Sr. Alfredo Marcano y editado por el autor.


Jean Baptiste Baussingault

“Simón Bolívar era un hombre con estatura por debajo del promedio, con una cabeza un poco desproporcionada para su tamaño, pero muy enérgico; tenía ojos pardos de mirada viva, cabellos negros, tez morena clara, brazos demasiado largos, miembros delgados y una gran agilidad en sus movimientos.
El general estaba entonces en todo el esplendor de su fama y su poder era casi ilimitado. De ordinario llevaba una levita que recordaba el uniforme que más quería Napoleón, el de granadero de la guardia imperial. El emperador era el ideal de Bolívar y con los franceses hablaba de él con mucho agrado y conocía perfectamente la historia. Recuerdo que en el curso de una visita oficial, yo tenía un bastón de comandante —los oficiales superiores usaban uno— fabricado en carey y cuya empuñadura era un busto de Napoleón. Durante toda la conversación Bolívar no dejó de mirar mi bastón, al punto que me pareció mi deber ofrecérselo. No recuerdo si lo aceptó; es probable, porque desde entonces no lo tengo.
Bolívar era expansivo, bondadoso con sus inferiores, generoso en exceso, vivía de una manera muy sencilla y sobria; le gustaban las mujeres y era buscado por el bello sexo como sucede con los hombres que tienen poder. En su juventud había sido casado y enviudó sin descendencia y tal vez debido a esta última circunstancia fue por lo que rechazó todas las propuestas que le fueron hechas para llevarlo al trono. Cuando los asuntos políticos no lo ensombrecían era alegre, reía a carcajadas y era un buen conversador; con sus íntimos usaba un tono burlón, muy poco agradable para su interlocutor. Sin embargo tenía un espíritu fino, de excelente educación, pero muy susceptible y de gran vanidad. Sus arrebatos eran algunas veces grotescos y de mal tono; de todas maneras la tempestad duraba poco y rápidamente recuperaba la posesión de su amable carácter.
He aquí dos ejemplos, uno de su vivacidad y el otro de su vanidad:
Su zapatero, viejo militar francés, no dejaba de hablarle de las campañas del imperio, mientras le probaba las botas, añadiendo este estribillo: —“¡Ah ese sí era un general, ese Napoleón!” lo que repitió tantas veces que Bolívar le administró una patada en salva sea la parte, mientras le decía: —“¡Y yo qué soy, entonces?”.
Un día llegué a Ibagué para entregar un pliego al Libertador, quien regresaba del Perú bastante descontento. Me invitó a cenar y aun cuando yo era el de menor graduación, me hizo sentar junto a él. Estábamos en la casa cural; Pepe París, el amigo íntimo del general que asistía a la comida de Bolívar, mientras servía la sopa dijo en francés, idioma que hablaba muy correctamente: —“¡Señores, al rancho!” La conversación fue muy alegre y con deseo de hacerle la corte, le dije: “general, recibí de Francia un diario, Le Globe, en donde hay un artículo muy elogioso para Vuestra Excelencia” y a continuación pensé para mí: —“Va a quedar encantado el general”. ¡Cómo no! Tomó un rostro amenazante y me apostrofó con cólera: —“¿Pero cómo encuentra Ud. un artículo que me es favorable en un diario y no lo ha traducido? Sin duda que si me hubiera atacado, si hubiera criticado mis actos, la traducción no se habría hecho esperar…” y continuó con ese mismo tono. Entonces me dije a mí mismo: —“¡Bien hecho!, ¡esto te enseñará a hacerte el cortesano!”.
Felizmente, Pepe París intervino para sacarme de problemas al decir: —“General, se traducirá el artículo”. Esto fue un calmante que surtió efecto instantáneamente. El poderoso no me guardó ningún resentimiento porque mientras tomábamos café, Bolívar se acercó a mí y me informó que deseaba establecer una escuela militar en Bogotá, donde se le daría una buena instrucción científica a los jóvenes oficiales y que me nombraría director. Acepté reconocido, con la intención de no encargarme de una misión tan difícil, e hice bien. Solicité y obtuve el permiso para terminar la exploración del volcán del Tolima y no regresé a Bogotá. No era muy sensible a los honores y estaba resuelto a regresar a Francia.
Cuando el Libertador salió para Bogotá, dejó a Ibagué seguido de una numerosa cabalgata. Un cierto doctor, personaje importante de la provincia, iba al lado del general y éste lo acosaba a preguntas: —“¿A quién pertenecen estos pastizales?” A tal persona, respondía el doctor. —¿Y estos cultivos de caña de azúcar? ¿Y estos campos de añil, de trigo y de maíz?”
—“A fulano de tal y a tal otro,” replicaba el doctor, indicando el nombre del propietario, sin vacilar.
Me acerqué a mi doctor tan bien informado y le pregunté:
—“¿Pero usted ha dirigido el catastro de la región?” —“Si yo no conozco a nadie; es que, vea Ud., cuando un personaje le hace a uno preguntas, siempre se debe contestar sin la menor vacilación; ¡que esto le sirva de lección!”.
Cuando salíamos de la ciudad, los niños de la escuela, alineados a lo largo de la calle principal, lanzaban aclamaciones frenéticas de: “¡Viva el Libertador!”, al infinito. El general saludaba sonriente.
Entonces le dije a don Francisco, el maestro de escuela, quien hacía parte del cortejo: “¡sus alumnos son cálidos patriotas!” —“En absoluto; ¡no ha visto Ud. el hombre que está colocado detrás de ellos para soltarles unos cuantos fuetazos cuando no gritan con suficiente fuerza! El medio es infalible; y yo lo uso cada vez que hay que hacer la demostración; por ejemplo, cuando recibimos la visita de un alto obispo o de un gobernador”.
La cabalgata se detuvo entre el Chipalo y el Piedras. Fue el momento de los adioses. Cuando me acerqué respetuosamente a Bolívar para hacerle un saludo militar, me dio un abrazo y me dijo: —“Hasta pronto”. Su fisonomía ya llevaba la marca de la enfermedad y yo supe, en ese momento, que no lo volvería a ver. Algunos meses después murió víctima de la tisis.
El Libertador había sufrido mucho. Se había desgastado por su prodigiosa actividad. Llegado al apogeo de la gloria que ambicionaba, su nombre fue popular en los dos mundos; había sustraído a la América meridional de la dominación española. Poseía una gran fortuna al principio de su carrera, pero murió pobre; sin embargo había tenido 15 años de ilusiones: ¡es mucho en el curso de una existencia!
Bolívar conocía a Europa, había vivido en la corte de España durante su juventud y se había relacionado con hombres eminentes: puedo citar a Gay-Lussac, Humboldt y Buch entre los sabios. En América, a pesar de su poder, no podía evitar hacer comparaciones cuando tenía en cuenta a los que lo rodeaban y que eran llamados su ejército y su estado mayor. Sus éxitos contra las tropas españolas y sus proclamas enfáticas tuvieron, durante cierto tiempo, una gran resonancia en el mundo liberal: emanaban de un poderoso dictador. El prestigio fue inmenso durante corto tiempo y cuando miraba a su alrededor notaba la falta de recursos, aun la pobreza. Su palacio era una pobre casa y sus soldados harapientos. Su vanidad sufría y jamás tuvo la fuerza de aceptar su verdadera y gloriosa situación: un inteligente jefe de guerrillas.
Visto a distancia, aparecía rodeado de una aureola que se esfumaba a medida que se acercaban a su persona. El lo sabía y es por eso por lo que eludía, mientras le fuera posible, el contacto con el mundo diplomático; prefería permanecer invisible y aquí está la prueba. En Francia, el gobierno de los Borbones se había mostrado constantemente hostil a la insurrección de las colonias españolas; sin embargo, fue arrastrado por el movimiento que se acentuaba cada vez más en favor de la independencia americana; el reconocimiento de las nuevas repúblicas por los Estados Unidos, Inglaterra y Holanda, las ventajas que de ello resultaban para el comercio de ésas naciones, determinaron que Francia enviara un comisario real a Colombia, acreditado ante el Libertador.
El comisario enviado fue el señor Besson, acompañado del duque de Montebello. Llegaron a Bogotá cuando Bolívar se encontraba en el Sur, en Quito creo, a donde el señor Besson le escribió pidiéndole permiso de llegar al cuartel general para presentarle las cartas que lo acreditaban. La respuesta se hizo esperar. Luego Bolívar dio a entender que iba a llegar a Bogotá; se veía claramente que no le interesaba recibir la visita del enviado francés. Yo veía al señor Besson y al duque de Montebello en la casa del cónsul general de Francia, señor de Martigny. Los diplomáticos estaban incómodos al ver el poco interés que el Libertador mostraba en relación con ellos y no comprendían nada. El ministro los había recibido con la mayor deferencia y el jefe del estado parecía muy poco preocupado de su misión.
Obtuve la clave del enigma gracias a Pepe París, quien como nunca había aceptado ninguna posición oficial, permanecía como amigo íntimo y confidente de Bolívar: éste le había contado, a propósito del incidente, cómo le sería de humillante recibir en su triste y mezquino cuartel general a los enviados franceses, uno de los cuales era el hijo del mariscal Lannes, una de las glorias del gran imperio. Como se puede ver, el motivo era su amor propio.
Los comisarios se devolvieron a Europa sin haber obtenido una audiencia del Libertador, ni haber logrado autorización para llegar hasta él, como lo habían esperado.
Biblioteca virtual Luis Arango, Banco de la República de Colombia.


Lugarteniente W. BOWERS

”… En la parte final de 1826, regresé a Mollendo donde atraqué, y encontrando en esta plaza pocas posibilidades de deshacerme de mi cargamento, navegué hacia Chiloe, Iquique y Concepción, dejando una parte en cada lugar a cambio de madera y otros productos.
Por esa época desembarque en El Callao, cuyo castillo recientemente rendido a los españoles por las tropas amotinadas, encontré sitiado por mar y tierra por el ejército colombiano bajo el comando del Liberador Bolívar, en persona. Como se me debía todavía una gran cantidad de dinero por el bergantín (posteriormente el “Chimborazo” vendido en 1820, y actualmente al servicio colombiano), pensé que sería una buena oportunidad para solicitar su pago al mismo jefe, y con esta intención el Coronel O’Leary, Irlandés, uno de los ayudantes de campo del Libertador, ofreció conseguirme una entrevista con su jefe, y a tal efecto, me presenté una mañana. Al llegar a su residencia, a unos kilómetros de Lima, me decepcionó mucho saber de parte del Coronel que algunos contratiempos en el asediado campo de batalla habían irritado tanto a Bolívar, que dudaba mucho de la posibilidad de lograr que me recibiera recomendándome esperara por una oportunidad más propicia; pero como yo planeaba zarpar ese mismo día, era posible que tal cosa jamás ocurriese, así que lo convencí finalmente de que me anunciara. Luego de unos momentos de angustioso suspenso por el éxito de este dudoso intento, el héroe, un hombre pequeño y activo con un cuerpo bien formado, ojos oscuros penetrantes y un rostro moreno quemado por el sol, fatigado, pero de expresión extremadamente inteligente vestido completamente de uniforme de caballería y botas hasta casi las caderas, salió de su estudio. Al observar yo un desfavorable ceño fruncido de impaciencia en su oscuro rostro, sentí algo así como aquel hombre que en una cacería de tigres provoca en su guarida al enfadado objeto de su persecución. Parecía casi mirarme a través de O’Leary, quien consciente de la delicadeza de importunarle en un momento en que estaba preocupado con asuntos de tanta importancia, lucía como ladrón agarrado en la flagrancia de un delito. Entonces preguntó, “¿Qué es lo que él quiere?” Avergonzado por el sentimiento de humillación que por un instante había sacudido mi aplomo, recobré mi compostura, y, con una reverencia tan graciosa como pude hacer, dije despreocupadamente, que estando por partir para Inglaterra, y no habiendo tenido nunca antes el placer de ver a su Excelencia, no podía regresar sin rendirle mis respetos, y proveerme de los medios que satisficieran la curiosidad de mis compatriotas en casa. A esto, en tono suave, me dijo. “¡Ah! En un gran país como es el suyo, poco puede pensarse, o importar una persona de mi insignificancia”. Habiendo encontrado poca resistencia en convencerle de lo contrario, me ofreció asiento preguntando dónde había aprendido mi Español, y, escuchándome con gran paciencia, finalmente me extendió la mano, y tomó su camino prometiéndome una carta recomendando mis demandas al General Santander, Vicepresidente de Colombia. Lo vi unas dos o tres veces más en Tacna y Arica, cuando Bolívar visitaba cada pueblo y cada ciudad en el vasto país. Durante el día como era usual, lo pasaba a caballo; la noche bailando, de juerga y de fiesta. A pesar de esto, su cuerpo de hierro permanecía aparentemente inquebrantable. Disfrutando de la más ininterrumpida salud y ánimo, sus energías tanto en los salones como en el campo de batalla nunca parecían deteriorarse. En los primeros, era extremadamente afable y ameno, fomentando la conversación, y rara vez permitiendo que su carácter se agitara por las libertades que acompañan tales ocasiones. Una excepción a su acostumbrada tolerancia ocurrió, sin embargo, una vez con mi pobre amigo Morgel en aquel momento Capitán del ‘Presidente’, el buque insignia. Habiendo Morgel dado una opinión de alguna manera demasiado libremente, el General perdió el temperamento y la buena crianza, y aplicó un epíteto insultante al trasgresor – el más fuerte que en Español pudiera expresarse – quien sin vacilar ni un momento lanzó el mismo de vuelta en su cara. Media docena de espadas fueron desenvainadas en un instante y Morgel por su temeridad hubiera pagado la pena con su vida, si el Libertador no hubiera magnánimamente ido al frente y lo hubiera protegido con verdadera grandeza de espíritu reconociéndose él el agresor.
Fue un gran admirador del sexo débil, entregado al placer de las fiestas, y cuando estaba animado le gustaba exhibir sus habilidades en oratoria saltando a la mesa y con gran animación y fluidez, dirigirse a los invitados, o proponer un brindis.
La carrera militar de este gran hombre es demasiado conocida como para necesitar repetirla. Sin embargo, uno no puede pensar sin cierta melancolía en su posterior suerte. Luego de liberar a su país y de expulsar al último de los españoles de Suramérica, después de generosamente rehusar la suma de un millón de pesos que le regalaron sus compatriotas por sus servicios, es doloroso verlo descender prematuramente a la tumba, abandonado, olvidado, y calumniado por los miles de conciudadanos que alguna vez lo adoraron como un semidiós”.
Lugarteniente, W. Bowers, R.N., Aventuras Navales durante treinta y cinco años de Servicio. Londres, Richard Bentley, New Burlington Street, 1833. Traducido por el Sr. Alfredo Marcano y editado por el autor.


Capitán Charles Brown

“Dos días después de nuestra llegada, el teniente C….. y yo fuimos presentados al general Bolívar, quien nos recibió con exquisita cortesía y, al estrecharnos las manos, nos manifestó su agrado por nuestra adhesión a la causa de la libertad. Bolívar es de estatura mediana y de figura imponente; su semblante es adusto y muestra un marcado sello de ansiedad; sus ojos tienen una penetración poco común. Proviene de familia noble y es uno de los hombres mas ricos de Caracas.
Bolívar recibió educación en Europa y ha viajado a través de la mayor parte de ella; es un hombre culto. Domina varios idiomas, entre ellos el Ingles aunque no trata de practicarlo en sus conversaciones para no verse molestado continuamente por las quejas de lo oficiales que no tienen conocimiento alguno de la lengua española”.
Narraciones de dos expedicionarios británicos de La Independencia. Instituto Nacional De Hipódromos. Colección Venezolanista. Serie “Viajeros” I. James Hackett, Charles Brown. Caracas 1966.


General Jerónimo Espejo

“La estatura de Bolívar nos pareció de cinco pies o poco menos. En aquella ocasión vestía su uniforme de gala, casaca de paño azul, toda bordada de oro, con entorchados y charreteras de general; rica espada con tahalí dorada, pantalón muy ancho de paño de grava (sic), con franja también dorada, grandes botas de montar, con espuelas, sombrero elástico muy alto, festonado de franja de oro por la orilla exterior y orlado de plumas blancas por dentro y un penacho de plumas de colores diferentes, formando la bandera (azul, amarillo y encarnado). Una banda de seda igualmente tricolor, con bellotas y galón de oro, le cruzaba el pecho, a cuyo lado izquierdo -que la banda dejaba libre-, llevaba tres condecoraciones”.
Recuerdo Histórico, La Conferencia de Guayaquil, 1822, Buenos Aires 1873, citado por Alfredo Boulton, Los Retratos de Bolivar, p. 172, (12).


Institutriz Inglesa de las jóvenes Alderson

“Bolívar, joven aún, pues tiene poco mas de 40 años, representa lo menos 60 – parecía fatigado, cansado; una expresión de profunda tristeza y seriedad se pintaba en su rostro; sonreía de cuando en cuando al oír la atronadora gritería del pueblo o cuando contestaba el saludo de alguna persona conocida, pero era una sonrisa patética”.

Descripción de Bolívar en su llegada a Caracas en 1827. Boulton, Alfredo. Los Retratos de Bolívar, segunda edición, aumentada, Editorial Arte . Caracas 1964.. p. 176. Tomado de Un Centenario Boliviano. Boletín de la Academia Nacional de la Historia, número 38.


Mary Greenup

“Creo haberte dicho que Bolívar me hizo llegar uno de los grabados que Sir Robert Wilson le había enviado; se parece mucho a él, y como un regalo de << él mismo >>, es sumamente halagador. Le dijo a Belford que el mal clima había impedido su prometida visita”.
“La mañana estuvo húmeda y encapotada pero al mediodía aclaró (¡puedan nuestros destinos hacer lo mismo!). Ya había cerrado mi carta pero no la había aún despachado cuando la voz de Belford, quien estaba en servicio, me informó que el Libertador vendría a visitarme. Me encontré con su Excelencia al pie de las escaleras, tomó mi mano de la manera más cordial, y afectuosamente me preguntó por mi salud haciéndome los galantes cumplidos que perfectamente sabe hacer. Le conduje a mi pequeño estudio donde manifestó estar bastante asombrado con mis libros, grabados y pinturas – <<¡Vaya parecido!>> exclamó al ver al General English; ¡Qué hombre tan apuesto era! >> -. Le agradecí por el grabado que me había enviado. Me dijo que tuvo la intención de traer otro (una miniatura) pintado por Sir Robert Ker Porter, que pensaba se parecía mucho más a él que cualquiera de los que me habían sido obsequiados, pero la olvidó cuando llegó a su casa. Me ofreció enviármela para que la viera y le diese mi opinión. Bebió algo de vino y dijo que estaba excelente”.
“De hecho Bolívar posee en alto grado esa rara cualidad de ser irresistiblemente agradable; de hacer que los otros se sientan complacidos consigo mismos. El aspecto de Bolívar no es lo que se entiende por buenmozo, pero me es bastante imposible escudriñar en su figura sin captar la sonrisa que ilumina cada línea del rostro más intelectual que yo haya visto (¡salvo el de mi esposo cuando me sonríe!) y no sentir una indefinible fascinación. En sus modales, es un completo caballero, sin rival en afabilidad, y su mirada tiene una expresión de alma y una energía que excede lo que el arte de los hombres puede definir. Su estatura es por debajo de la media pero su figura es buena, y sus pies y tobillos muestran una perfecta simetría y belleza. No sería tan franca con respecto a ningún otro hombre – excepto respecto a mi querido William – pero la naturaleza ha sido demasiado generosa con él como para no darle espacio a la envidia que genera la admiración que se le profesa al hombre más ilustre de la era”.
Boulton, Alfredo. El Arquetipo Iconográfico de Bolívar. Pág. 33


Richard Colburn

“Varios de los jóvenes de la nobleza de Caracas se reunieron para tratar … de la separación de su país del reino de España… Sobresalía entre todos ellos el joven Bolívar por su voz aguda, sus ademanes nerviosos e imperativos y especialmente por sus ojos que no he podido olvidar nunca porque reflejaban con sus llamaradas el genio de un conquistador o de un iluminado. Era pequeño de estatura y delgado de cuerpo, de color blanco atezado, de frente combada y sienes deprimidas, de manos y pies pequeños y vestido correctamente como un caballero europeo. A primera vista no tenía nada de sobresaliente ni de notable, pero cuando se le veía ir y venir entre los otros jóvenes del auditorio, como nervioso y poseído de una exaltación difícil de contener, inconscientemente se fijaba uno en él hasta preguntar su nombre y fijarse con detenimiento en su semblante y porte que exaltaban algo de extraordinario. Le oí hablar y aún cuando no entendía exactamente su idioma, entendía que hablaba de cosas muy hermosas y decía estar resuelto a morir antes que dejar que su patria fuese esclava de España. Allí era el Jefe y todos parecían obedecerle. Me dijeron que era noble, de muchas riquezas, pero que despreciaba todo esto por dar a su país la independencia que necesitaba. Ese joven me pareció destinado a una muerte prematura o a realizar hazañas estupendas”.
SIMÓN BOLÍVAR. Ensayo de interpretación biográfica a través de sus documentos. Citado por Tomás Polanco Alcántara. La Academia Nacional de la Historia. Caracas, 1994. Dice Don Tomas Polanco en la citada obra, que la obra del Sr. Colburn, titulada Travels in South America publicada en Londres en 1813, citado por Gabriel E. Muñoz en Monteverde, cuatro años de historia patria (1812-1816), Biblioteca de la Academia nacional de la Historia, serie Fuentes para la Historia Republicana de Venezuela, Volumen 42, Caracas, 1987, Tomo I, páginas 143 y 144 (subrayado del autor) no aparece en los registros bibliográficos de la British Library en Londres ni en los de The Library of Congress en Washington. Tampoco en los registros de la Bibliotheque National de París.


Gabriel Lafond de Lurcy

“Su fisonomía, a un tiempo noble y regular, está animada por el fuego de sus miradas, las cuales no fija nunca sobre su interlocutor, como queriendo impedir que se lea sobre su expresivo rostro”.
Gabriel Lafond de Lurcy. Voyages, Paris, 1840 citado por Arocha en Iconografía Ecuatoriana del Libertador, Quito, 1943, página 33.


Francisco Burdett O´Connor

“Va a hacer medio siglo que vi por última vez a este héroe inmortal, a este genio extraordinario, y todavía al recordarlo en estos postreros días de mi existencia, me parece que mi oído escucha su acento y que mi alma se baña en los efluvios de su mirada de fuego, altiva y penetrante”.
Francisco Burdett O’Connor, Recuerdos. –Tarija, 1895, citado por Arocha en Obra citada, página 41


Martin- Maillefer

“ Cara de expresivos ojos que brillan como diamantes negros bajo una frente ancha que ha oscurecido el sol del ecuador y arrugado el pensamiento”.
P.D. Martin- Maillefer, Les fiancés de Caracas, París 1829, citado por Arocha, Obra citada, página 32

© Diego Bustillos Beiner, 2013.
Se prohíbe la reproducción, total o parcial, sin el consentimiento de su autor.

Leave a Reply

Nombre

Apellido

Email

Mensaje